Tag Archives: Motivación

Motivaciones. No a todos nos motiva lo mismo ….

7 Mar

En ocasiones realizan evaluaciones anuales a los trabajadores, pero estas evaluaciones se basan sobre todo en resultados cuantitativos y examen de competencias y, en pocas ocasiones marcan una meta para el futuro como puntos de mejora y plazos de cumplimiento. Casi nunca se habla sobre expectativas y motivaciones del empleado, y mucho menos existe implicación en el diseño de un plan de carrera que permita alcanzar esas metas. Por ello, no nos sorprende que un profesional valioso y con inquietudes cambie de compañía.

Si me baso en la pirámide de Maslow. Los directivos a cargo de sus empleados o el departamento de RR.HH ,o gerencia en empresas pequeñas, deberían averiguar qué necesidades particulares motivan a cada trabajador.  Si hay algunos que sólo ambicionan cubrir sus necesidades de reconocimiento, a estas personas sus superiores deberán agradecerles constantemente el trabajo bien hecho, deberán manifestarles su satisfacción por el buen hacer y premiarles por ello. Si otro empleado tiene deseos de desarrollo profesional, deberá ofertarle cursos de formación y diseñarle un plan de carrera que le permita alcanzar las metas que ambiciona. Si hay personas con afán de logro, la empresa deberá proveerle metas que le supongan un reto profesional y recompensarle por conseguirlas. Porque a todos no nos mueve lo mismo, además, según la etapa de nuestra vida nuestras motivaciones van cambiando, evolucionando.

Si se conoce los objetivos vitales, las motivaciones y se diseñan estrategias particulares que satisfagan las necesidades de esas personas, la implicación y la motivación de esos empleados será máxima y su contribución a los objetivos empresariales estará garantizada.

Pirámide de Maslow:

  1. Existen al menos cinco tipos de fines, que podemos llamar necesidades básicas. Brevemente, estas son las fisiológicas, de seguridad, amor, estima y autorrealización. Además, estamos motivados por el deseo de alcanzar y mantener las diversas condiciones sobre las que se asientan dichas satisfacciones básicas y por ciertos deseos más intelectuales.
  2. Estos objetivos básicos están relacionados entre sí, ordenándose en una jerarquía de preeminencia. Esto implica que el fin más importante en cada momento monopolizará la conciencia y tenderá a concentrar las diversas capacidades del organismo para su obtención. Las necesidades menos preeminentes serán minimizadas, incluso olvidadas o negadas. Pero cuando una necesidad queda aceptablemente satisfecha, la necesidad superior en la jerarquía emerge, y tiende a dominar la vida consciente y a servir como centro del comportamiento, puesto que las necesidades ya satisfechas no son motivadores activos. Por tanto, el hombre es un animal con perpetuos deseos.

Abraham Maslow. “A Theory of Human Motivation”, Psychological Review 1945.

Las necesidades del ser humano se escalonan desde las más básicas a las más sublimes.

  1. En el primer estadio nos encontramos con las más básicas, las fisiológicas: alimento, vestido, salud o cobijo.
  2. Cubiertas éstas, la siguiente inquietud pasa a ser la seguridad: garantizar tanto la continuidad de los aprovisionamientos básicos, como la protección frente a cualquier daño o contratiempo.
  3. En el tercer estrato de la pirámide se encuentran la búsqueda de la aceptación social, el amor familiar y romántico. Aquí surgen necesidades de identificarse y compartir las aficiones de un grupo social y de ser aceptado como miembro sin tener en cuenta la propia aportación.
  4. Una vez integrado en grupos sociales (familia, amigos), el individuo empieza a sentir la necesidad de obtener prestigio, éxito, el reconocimiento propio y el de los demás.
  5. Los individuos que tienen cubiertos todos estos escalones llegan a la culminación y desean sentir que están dando de sí todo lo que pueden, desean crear, realizarse.

Por lo tanto, los profesionales buscan satisfacer unos objetivos, necesidades vitales en el seno de la empresa. La empresa debe preocuparse por saber cuáles son esas metas individuales de cada uno de sus trabajadores, cuáles son sus motivaciones (a unos les motivarán el salario, otros el reconocimiento, otros la pertenecia al grupo ……). Si ambos objetivos se alinean (los personales y los empresariales), se establece una sinergia tremendamente productiva. Se puede conseguir así, la implicación máxima y compromiso de los profesionales dentro de la compañía.

 

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing


Perseverar y no tener miedo al fracaso

2 Sep

Nuestro éxito está muy relacionado con nuestro autoconocimiento, autoestima y confianza en nosotros mismos, con la motivación y pasión con que actuamos en las acciones que emprendemos, con los conocimientos, con la constancia, tolerancia, dinamismo, seguridad, responsabilidad y sobre todo, con la perseverancia.

Estudiando comparativamente las claves del éxito de 3 grandes emprendedores y líderes con grandes dosis de inteligencia emocional: Steve Jobs, Donald Trump y Richard St. John, hay muchos puntos en común pero hay dos fundamentales: perseverar y no tener miedo al fracaso.

Es un tema de cultura, en EEUU es normal emprender y fracasar en el intento, incluso se dice públicamente sin que eso sea símbolo de desprestigio. Los tres ejemplos de emprendedores citados con anterioridad nos demuestran su mentalidad, su adaptación al entorno, su pasión por lo que hacen y su persistencia en ello. Han tenido que sortear incontables obstáculos para conseguir el éxito pero nunca se han dado por vencidos. Ellos persisten hasta alcanzar el éxito.

Nunca debemos darnos por vencidos ya que las adversidades lo único que pueden es fortalecernos para enfrentar lo que está por venir, porque el que persevera alcanza su objetivo.

El fracaso no te sobrecogerá nunca, si tu determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa”. Og Mandino

El fracaso significa aprendizaje, porque siempre nos enseña algo y nos permite ver los errores que tenemos cuando emprendemos. Significa también nuevas oportunidades porque nos exige cambios cuando descubrimos que lo que estamos haciendo no nos está funcionando. Es, por tanto, progreso y avance porque nos exige reinventarnos al no obtener los resultados que queremos.

Si Tomas A. Edison no hubiese sido perseverante y aprendido de sus fracasos no hubiese descubierto una bombilla.

No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla.” Thomas Alva Edison

El fracaso consiste en no persistir, en desanimarse después de un error, en no levantarse después de caer“. Thomas Alva Edison

Henry Ford fracasó 5 veces en los negocios antes de fundar la legendaria y famosa Ford Motor Company. Después de tantos fracasos iniciales dijo:”El fracaso es la oportunidad de comenzar de nuevo, pero más inteligentemente”. Henry Ford

Son muchísimas las citas que podemos encontrar a lo largo de la historia y en diversos ámbitos respeto a la dualidad fracaso/éxito. Por ejemplo:

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”. Winston Churchill

He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito”. Michael Jordan

Los Mandamientos Paradójicos” de Kent M. Keith, ayudan a entender la esencia de la Perseverancia:

  • La gente comúnmente es incomprensible, ilógica y egoísta. Ámalos de todas maneras.
  • Si eres amable, la gente podrá tildarte de egoísta y con motivos ocultos. Sé amable de todas maneras.
  • Si eres un triunfador, ganarás algunos falsos amigos y algunos verdaderos enemigos. Triunfa de todas maneras.
  • Lo bueno que hagas hoy, será olvidado mañana. Haz el bien de todas maneras.
  • Si eres honesto y sincero, la gente podrá engañarte. Sé honesto y sincero de todas maneras.
  • Lo que has invertido años en construir, alguien lo podrá destruir de la noche a la mañana. Construye de todas maneras.
  • Los hombres y las mujeres más grandes, de grandes pensamientos, pueden ser tiroteados por los hombres y mujeres más pequeños, de ideas más pequeñas. Piensa a lo grande de todas maneras.
  • Si encuentras serenidad y alegría, ellos te podrán tener envidia. Sé alegre de todas maneras.
  • El bien que puedas hacer hoy, la gente lo podrá olvidar mañana. Haz el bien de todas maneras.
  • Dale al mundo lo mejor que tengas y eso nunca será suficiente. Da al mundo lo mejor que tengas de todas maneras.

Y finalizo con dos de mis frases favoritas:

Un tonto nunca se repone de un éxito”. Oscar Wilde

Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar“.  Nelson Mandela

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Las 10 claves para alcanzar el éxito de Donald Trump

2 Sep

1. Ser concienzudo. Antes de tomar la decisión de ser grandes, hay que construir buenos cimientos, es decir, hay que analizar bien las cosas, tener en cuenta hasta el más mínimo detalle y no dejar nada al azar. Nunca se debe decir: “bueno quizá funcione, quizá no, pero probemos”, sino minimizar todo el riesgo posible y asegurarse de que las cosas saldrán bien.

2. Generar el “momentum” y mantenerlo en movimiento. No solo hay que tener buenas ideas, sino también, la energía necesaria para hacer que éstas se hagan realidad, aún cuando ello pueda llevar mucho tiempo. Tener paciencia no es suficiente, hay que crear el “momentum” y mantenerlo en movimiento, ello es lo que se necesita para que las cosas sucedan.

3. Mantenerse concentrado. Tan pronto como se pierde la concentración, se pierde también el “momentum”, ambas fuerzas van de la mano y se debe tenerlas trabajando juntas para uno. Hay que mantenerse concentrado el tiempo suficiente como para que las cosas sucedan. En estos tiempos puede ser difícil mantenerse concentrado, pero ello es necesario; una forma de lograrlo es preguntarse siempre: ¿qué debería estar pensando o haciendo yo ahora mismo?, esta simple pregunta puede restaurar la concentración instantáneamente.

4. Mirar la solución, no el problema. No importa lo que uno haga, siempre tendrá problemas de vez en cuando; los problemas son parte de la vida, de los negocios y de todo lo que valga la pena hacer, pero si dejamos que éstos se metan en nuestras vidas, se volverán más grandes que nuestra idea. Sin importar lo mal que se puedan ver las cosas, mantener la concentración en la solución, no en el problema. Una forma de lograr ello es, cada vez que surja un problema, preguntarse: ¿esto es una alerta o una catástrofe?, una catástrofe es un terremoto, un tsunami o una guerra, mientras todo lo demás es sólo una alerta; al responder esta pregunta, se tendrá la perspectiva correcta y el equilibrio de uno será restaurado.

5. Ver una oportunidad, por lo que realmente es: una oportunidad. Ser conciente de todas las oportunidades que se puedan presentar, cada día preguntarse: ¿qué puedo aprender hoy día, que no sepa?, abrirse a nuevas ideas, crear las propias oportunidades. Y en cuento éstas aparezcan, aprovecharlas.

6. Aprender todo lo que se pueda sobre lo que uno hace. Buscar siempre reforzar las bases de lo que uno hace o de aquello a lo que se dedica, buscar aprender cada día algo nuevo sobre ello, buscar dominar y ser un experto en ello.

7. Ser afortunado. Para ser afortunado, uno debe ser apasionado y llegar a amar lo que hace, sólo así llegará a triunfar en ello. Si a uno no le gusta lo que hace, debe buscar otras cosas, o dedicarse a ellas a tiempo parcial hasta que pueda hacerlas a tiempo completo. Uno nunca será exitoso, saludable y feliz si no hace lo que ama. Hacer lo que uno ama y hacerlo con pasión.

8. Verse a uno mismo siendo victorioso. Ello anula la negatividad y le da un giro positivo a los problemas. Ver los problemas como desafíos, hasta llegar al punto en que uno disfrute encontrándolos y resolviéndolos. Saber que no importa lo que uno haga, siempre encontrará problemas y, en esos casos, uno debe tomarlos como desafíos y saberse capaz de manejarlos. Por ejemplo, antes de entrar en una negociación, mantener la mente abierta a lo que pueda pasar, pero tener una actitud victoriosa, sabiendo que de todas maneras habrá un buen acuerdo.

9. Ser inteligente. Saber que uno siempre tiene algo valioso que ofrecer, y que siempre contará con las herramientas necesarias para ello. Buscar siempre la manera de usar y aprovechar las ventajas que uno posee. Saber que uno siempre tendrá lo necesario para triunfar.

10. Sobre todas cosas, nunca rendirse. La única vez en que uno habrá fracasado será cuando deje de intentar. Sólo los perdedores abandonan, los ganadores siguen adelante, así que haga lo que se haga, nunca rendirse.

10 keys to success of Donald Trump

1. Be conscientious

Before deciding to be large, we must build a good foundation, that is, we must analyze things well, take account of even the smallest detail and leave nothing to chance. Never say “well it might work, maybe not, but let’s try” but minimize any possible risk and make sure that things will work out.

2. Generate momentum and keep it moving

Not only are there that have good ideas, but also the energy needed to make them come true, even if this could be time consuming. Patience is not enough, we must create the momentum and keep it moving, this is what it takes to make things happen.

3. Staying focused

As soon as you lose concentration, also lost momentum, both sides go together and should have them working together for you. We must stay focused long enough to make things happen. In these times may be difficult to stay focused, but this is necessary, one way is to always ask what should I be thinking or doing now?, This simple question can restore focus instantly.

4. Look at the solution, not the problem

No matter what you do, you always have problems from time to time, problems are part of life, business and everything worth doing, but if we let them get into our lives, will become more larger than our idea. No matter how bad things can be seen, keeping the concentration in the solution, not the problem. One way to achieve this is, every time there is a problem, ask: Is this a warning or a disaster?, A catastrophe is an earthquake, tsunami or a war, while everything else is just a warning, to answer this question, we have the right perspective and balance one will be restored.

5. See an opportunity, so it really is: an opportunity

Be aware of all opportunities that may arise, each day asking: what I can learn today, you do not know?, Open to new ideas, create their own opportunities. And they show up story, benefit.

6. Learn everything you can about what you do

Always look for strengthening the foundation for what you do or what to what is spent, seeking to learn every day something new about it, seek to dominate and be an expert on it.

7. Be lucky

To be successful, one must be passionate and come to love what you do, only then will succeed in it. If you do not like what he does, should look for other things, or engage in them part time until you can make them full time. You will never be successful, healthy and happy if he does what he loves. Do what you love and do it with passion.

8. Seeing oneself being victorious

This overrides the negativity and gives a positive spin on the problems. View problems as challenges, to reach the point where you find and fix enjoyment. Knowing that no matter what you do, you’ll find problems, and in such cases, one should take them as challenges and able to handle knowing. For example, before entering a negotiation, keep an open mind to what might happen, but having a winning attitude, knowing that in any case there will be a good deal.

9. Being smart

Knowing that you always have something valuable to offer, and you always have the tools necessary to do so. Always look for ways to use and take advantage one has. Knowing that you always have what it takes to succeed.

10. Above all things, never give up

The only time you will have failed is when you stop trying. Only losers drop out, the winners go forward, so do what you do, never surrender.

Fuente: Market News, Business Tips and Finance Advices

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Haz lo que amas hacer y sigue tu intuición

2 Sep

Hay un video de Steve Jobs con el discurso de apertura de curso en Standford en el año 2005 que realmente me ha gustado. Es un repaso genial por su trayectoria profesional y personal basado en tres relatos personales:

  1. Conectando los puntos en la vida:  partiendo de su paso fugaz por la Universidad, en la que nunca se graduó, nos cuenta que con la perspectiva del paso del tiempo nuestras decisiones adquieren un especial sentido. Hay que confiar en que los puntos se conectarán en el futuro y hacer caso a nuestra intuición.
  2. Amor y Perdida:  el despido de Steve Jobs de Apple, compañía que fue creador, y su posterior regreso son un motivo para explicar que lo que le mantuvo vivo en los momento de crisis y vacío fue creer en el trabajo que hacía, su amor por lo que hacía y nos invita a buscar lo que realmente amamos tanto en el trabajo como en nuestras relaciones. “El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideréis un trabajo genial y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aun no la habéis encontrado seguid buscando, no os conforméis”.
  3. Muerte: “Si vives cada día como si fuera el último algún día tendrás razón”. “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. “Vuestro tiempo es limitado así que no lo gastéis viviendo la vida de otro, no os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás apague vuestra propia voz interior y lo más importante, tened el coraje de seguir vuestro corazón y vuestra intuición; de algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”

Y termina con un mensaje final: “Stay hungry, stay foolish” “Seguid hambrientos, seguid alocados”

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Las 12 reglas del éxito de Steve Jobs

2 Sep

Para alcanzar el éxito es importante tener confianza en ti mismo y en lo que haces. Las historias exitosas siempre están construidas de esfuerzo y talento, pero también de intuiciones y pasiones.

12 reglas del éxito de Steve Jobs

  1. Haz lo que amas hacer. Encuentra tu verdadera pasión. Haz lo que amas hacer y marca la diferencia. La única manera de hacer un gran trabajo es hacer lo que amas hacer.
  2. Sé diferente. Piensa diferente.
  3. Haz lo mejor que puedas. Haz tu mejor esfuerzo en cualquier trabajo. No te duermas! El éxito genera más éxito. Así que mantente hambriento de éxito. Contrata a gente con pasión por la excelencia.
  4. Haz un análisis DAFO. Tan pronto como inicies/crees una empresa haz una lista escrita de fortalezas y debilidades de ti y tu empresa.
  5. Sé emprendedor. Busca lo próximo que viene. Encuentra un grupo de ideas sobre las que hay que actuar rápida y decididamente y métete en eso. A veces el primer paso es el más difícil. Solo hazlo. Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición.
  6. Comienza en pequeño, piensa en grande. No te preocupes de demasiadas cosas a la vez. Toma un puñado de cosas simples para comenzar, y entonces ve progresando hacia cosas más complejas. No pienses solo en el mañana, sino también en el futuro distante.
  7. Desea convertirte en el líder. Posee y controla la tecnología primaria en todo lo que haces. Si hay una mejor tecnología disponible, úsala, no importa si no hay nadie mas usándola. Sé el primero, y conviértelo en un estándar de la industria.
  8. Enfócate en el resultado. La gente te juzga por el resultado, así que enfócate en el resultado. Sé un patrón de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde se espera la excelencia. Promociona. Si no saben de ti, no te van a comprar. Pon atención en el diseño. El diseño no es solo como se ve o qué parece, es como funciona.
  9. Pide la opinión. Pide la opinión de personas de distintos contextoss. Cada uno de ellos te dirá algo útil. Enfócate en aquellos que van a usar tu producto. Escucha a tus clientes.
  10. Innova. La innovación distingue a un líder de los seguidores. Delega, deja que otros hagan el 50% del trabajo administrativo para poder pasar el 50% de tu tiempo en cosas nuevas. Concéntrate en las creaciones importantes y en la innovación radical. Contrata a personas que quieran hacer las mejores cosas del mundo. Necesitas una cultura orientada al producto, incluso en una empresa de tecnología.
  11. Aprende del fracaso. Algunas veces, cuando innovas cometes errores. Es bueno admitirlos rápidamente y seguir mejorando tus otras innovaciones.
  12. Aprende continuamente. Siempre hay algo más para aprender. Comunica las ideas tanto dentro como fuera de la empresa. Aprende de clientes, competidores y socios. Y eres socio de alguien que no te gusta, aprende a quererlo, halágalo y aprende a beneficiarte de él. Aprende a criticar a tus enemigos abierta y honestamente.

Steve Jobs’ 12 Rules of Success

  1. Do what you love to do. Find your true passion. Make a difference. The only way to do great work is to love what you do.
  2. Be different. Think different. Better to be a pirate than to join the navy.
  3. Do your best at every job. Don’t sleep! Success generates more success so be hungry for it. Hire good people with a passion for excellence.
  4. Perform SWOT analysis. As soon as you join/start a company, make a list of strengths and weaknesses of yourself and your company on a piece of paper. Don’t hesitate to throw bad apples out of the company.
  5. Be entrepreneurial. Look for the next big thing. Find a set of ideas that need to be acted upon quickly and decisively and jump through that window. Sometimes the first step is the hardest one. Just take it. Have the courage to follow your heart and intuition.
  6. Start small, think big. Don’t worry about too many things at once. Take a handful of simple things to begin with, and then progress to more complex ones. Think about not just tomorrow, but the future. Put a ding in the universe.
  7. Strive to become a market leader. Own and control the primary technology in everything you do. If there’s a better technology available, use it regardless of whether or not anyone else is using it. Be the first, and make it an industry standard.
  8. People judge you by your performance, so focus on the outcome. Be a yardstick of quality. Some people aren’t used to an environment where excellence is expected. Advertise. If they don’t know about it, they won’t buy your product. Pay attention to design. We made the buttons on the screen look so good you’ll want to lick them. Design is not just what it looks like and feels like. Design is how it works.
  9. Ask for feedback from people with diverse backgrounds. Each one will tell you one useful thing. If you’re at the top of the chain, sometimes people won’t give you honest feedback because they’re afraid. In this case, disguise yourself, or get feedback from other sources. Focus on those who will use your product – listen to your customers first.
  10. Innovate. Innovation distinguishes a leader from a follower. Delegate. Let other top executives do 50% of your routine work to be able to spend 50% your time on the new stuff. Say no to 1,000 things to make sure you don’t get on the wrong track or try to do too much. Concentrate on really important creations and radical innovation. Hire people who want to make the best things in the world. You need a very product-oriented culture, even in a technology company. Lots of companies have tons of great engineers and smart people. But ultimately, there needs to be some gravitational force that pulls it all together.
  11. Learn from failures. Sometimes when you innovate, you make mistakes. It is best to admit them quickly, and get on with improving your other innovations.
  12. Learn continually. There’s always “one more thing” to learn. Cross-pollinate ideas with others both within and outside your company. Learn from customers, competitors and partners. If you partner with someone whom you don’t like, learn to like them – praise them and benefit from them. Learn to criticize your enemies openly, but honestly.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Las empresas que asumen la responsabilidad social corporativa son más competitivas y productivas

31 Ago

La RSC (o RSE) tiene un impacto directo y positivo en la productividad de la empresa y en sus resultados. Seguir la adecuada RSE no sólo es para estar en las listas de las empresas más valoradas, también tiene resultados positivos directos para la empresa.

La responsabilidad social de la empresa (RSE) es una iniciativa de carácter voluntario que pretende buscar la excelencia en el seno de la empresa, atendiendo con especial atención a las personas y sus condiciones de trabajo, así como a la calidad de sus procesos productivos.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la responsabilidad social de la empresa es el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores.

Una encuesta de trabajadores alrededor del mundo indica que las empresas con mejor RSE tienen a trabajadores más motivados y más comprometidos con la empresa.

Destaco:

  • El compromiso de los trabajadores hacia la empresa aumenta cuando esta tiene implementado programas efectivos de RSE.
  • Estos compromisos de los trabajadores no variaron, incluso durante las dificultades económicas. Si la empresa toma en serio sus responsabilidades empresariales hace que los trabajadores cuestionen menos las decisiones difíciles.
  • Aunque la reputación de RSE posiciona mejor a la empresa en el mercado de trabajo y muchos candidatos en búsqueda de empleo les gustaría trabajar en empresas con estos valores.

Algunas cuestiones que afectan a la RSE son por ejemplo, igualdad de oportunidades, organización de los tiempos de trabajo, preocuparse por las condiciones laborales de proveedores y subcontrataciones, acciones solidarias y humanitarias, acciones medioambientales …. Con ello, se crea un clima laboral mucho más agradable para todos creando lazos sólidos entre trabajadores y empresa. El rendimiento en las tareas aumenta, a la vez que, la imagen que se comunica hacia fuera en este aspecto es un valor añadido.

Información de interés:

http://www.ccl.org/leadership/pdf/research/EmployeePerceptionsCSR.pdf

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Soy una Happyshifter

25 Ago

¿Qué es un/a happyshifter?

Un happyshifter, se traduciría como alguien que se redirige hacia la felicidad, es quien entiende el trabajo como un camino complementario para conseguir la felicidad en su vida. Esta es una de sus claves; el trabajo es algo complementario y no lo principal.

Para un happyshifter es fundamental tener una actitud positiva, proactiva y llena de optimismo hacia su trabajo. La cuestión es lograr encontrarse a gusto en todos los niveles de la vida, trabajo incluido. Por tanto es importante encontrar un trabajo en el que uno esté cómodo, en el que se sienta útil para desarrollar sus habilidades y que en definitiva satisfaga a la persona que lo realiza.

Hay especialistas que consideran que el movimiento happyshifter seguirá abriéndose camino, en tanto que los talentos sólo acudirán a una empresa que les garantice un entorno laboral grato y en donde cada minuto del tiempo que le dedican al trabajo rinde beneficio (a la empresa pero también al trabajador). Las empresas necesitan del talento, creatividad, adaptabilidad y capacidad de innovar de sus trabajadores.

Empresas muy próximas a lo que defiende el happyshifter son, por ejemplo, Google o Microsoft, que proporcionan un grado de libertad a sus trabajadores, les escuchan, les permiten aportar líneas de investigación… les dejan trabajar a su ritmo, en el horario que prefieran…

Haga ‘happyshifting’ y sea feliz en su trabajo

Los happyshifters no se resignan a pasar ocho horas diarias en un empleo que no les aporta nada. Los happyshifters deciden transformar sus empresas y el mercado laboral. Cambian la queja por la acción y la pasividad por el emprendimiento.

Los workaholics de toda la vida son los adictos al trabajo, pero en el extremo opuesto están los downshifters, aquellos que, cansados de una vida materialista, llegan a la conclusión de que no merece la pena trabajar semejante número de horas porque lo que se obtiene a cambio es difícil de disfrutar. Para ellos no hay dinero ni ascensos que compensen el tiempo no ocupado en otras actividades, así que “abandonan” y simplifican su vida al máximo.

Frente a la idea milenaria de que el trabajo es una condena, o algo así como morir un poco de lunes a viernes (algunos prolongan la agonía en sábado y domingo), los happyshifters emergen en el panorama sociolaboral como una nueva tribu heredera de Rousseau o Benjamin Franklin, los primeros que ya hace tiempo –en el siglo XVIII– argumentaron que la vida laboral podría estar en el centro de cada deseo de felicidad.

El happyshifting del siglo XXI implica la máxima defensa de la idea de que vivimos en una era única, en la que debemos estar decididos a buscar la felicidad a través del trabajo, que se convierte en fuente de sentido para nuestras vidas. Quienes lo defienden y practican también han tenido algún momento de duda en el que han cuestionado su carrera, lo que están haciendo, el modelo de mercado laboral o la organización de su empresa. Pero en vez de huir, actúan: deciden cambiar su compañía o se van de ella para crear una propia. El objetivo es ser feliz, a pesar de los pesares, trabajando. Así, no es extraño que cada vez más escuelas de negocios se preocupen de un intangible como la felicidad, y de su conexión con la economía real. Es un círculo: quien se encuentra en ese estado está absorto en su actividad y siente una enorme satisfacción; trabaja para ser feliz, con capacidad de realización y satisfacción personal antes que de ganar dinero. Cuando ocurre esto, hay un resultado para la empresa y con este compromiso, la persona tiene menos posibilidades de dejar la compañía y se esfuerza aún mucho más.

Dos de los factores clave para ser felices en el empleo son: sentirse útiles (concordancia entre lo que la persona hace y aquello que es propio de su formación e intereses) y recibir el reconocimiento de los superiores y compañeros.

Así que cuando uno no siente estos dos factores en su labor profesional tiene dos opciones: resignarse y asumir que el trabajo es un daño colateral en su vida para poder hacer otras cosas, o transformar sus empresas y el mercado laboral; cambiar la queja por la acción y la pasividad por el emprendimiento. Estos segundos son los happyshifters. Y si no pueden cambiar su empresa, se van de ella y crean la suya propia. Ser optimista resulta, evidentemente, parte de ese perfil. Tienen la actitud del yes, we can. El happyshifter necesita sentir que lo que hace tiene sentido.

Las crisis generan dos perfiles: por un lado, aquellos que se refugian en su compañía y no se mueven, pase lo que pase; y, por otro, aquellos que ven oportunidades fuera. El que quiere trabajar por cuenta ajena piensa más en salir que en quedarse, y esto afecta a la empresa, porque genera cierto conflicto. Busca cambiar, y la causa no suele ser el dinero, sino un entorno no adecuado. En el caso de los que ven nuevas oportunidades para emprender, el motivo suele ser convertirse en el propio jefe o tener más libertad de actuación.

La sociedad evoluciona y la gente tiene cada vez menos apego a sus trabajos. Antes, la relación entre empleador y empleado era de por vida. Ahora la media de duración no llega a cinco años. Todo esto se transmite a las organizaciones, y hay cada vez más gente que se siente abierta a diferentes opciones y a moverse en el mercado. Cuando una persona se marcha a otra compañía se lleva el conocimiento a otra empresa, y si monta su propio negocio puede convertirse en un competidor. Hay una tendencia a echar la culpa del descontento a los jefes, sin que se haga nada por cambiar. Las empresas o los jefes que no se preocupan de lo que quieren sus empleados crean trabajadores amargados que se ausentan física (absentismo) o psíquicamente (quienes pasan su jornada buscando empleo en internet). Se habla de “muertos vivientes” que no se animan a salir y cuya aportación a la organización es nula.

Hay cambiar las organizaciones por dentro, aprovechando la crisis, porque éstas se pueden quedar sin talento si no se dan ciertas transformaciones. Las personas con talento no son fácilmente sustituibles. Estamos ante una oportunidad para que las personas se hagan valer en las organizaciones y se transforme todo.

En el happyshifting encontramos tanto a empleados que quieren demostrar dentro de su empresa que se puede ser feliz en el trabajo, como a emprendedores que buscan la felicidad creando la suya propia.

10 consejos que ayudan a ser feliz en el trabajo

1.Escoja ser feliz. La felicidad es una elección. Quédese con los aspectos positivos de su trabajo. Rechace a la gente negativa, los rumores y maledicencias. Encuentre colegas con los que esté a gusto.

2.Haga algo que le guste cada día. Quizá no ame su trabajo, pero siempre habrá algo en él que le atraiga.

3.Ocúpese personal y continuamente de su desarrollo personal y profesional. Usted es la persona que más tiene que ganar con su formación continua.

4.Tome la responsabilidad de conocer lo que ocurre en su trabajo. No se limite a quejarse de que no recibe información sobre lo que pasa en su compañía, los proyectos de los diversos departamentos o con sus colegas. Busque la información que precisa para trabajar eficazmente. Desarrolle una red de información y utilícela. Pregunte a su jefe cuando tenga dudas. De usted depende en gran medida lo que puede saber.

5.Pida ‘feedback’ sobre lo que hace, cómo lo hace y qué piensan sus jefes de su trabajo.

6.Comprométase sólo a aquello que pueda cumplir y mantener. Los expertos aseguran que una de las principales causas de estrés e infelicidad es fallar en un compromiso adquirido. Evite las excusas y preocúpese sólo de las consecuencias que implica fallar a la promesa dada.

7.Evite la negatividad.

8.Mantenga el coraje profesional. Sea inconformista. En un sentido positivo, los conflictos pueden ayudarle a cumplir su visión personal y su misión profesional; a servir a los clientes y a crear productos de éxito.

9.Haga amigos, verdaderos amigos.

10.Si nada de esto funciona, empezar buscar un trabajo nuevo o emprender un negocio es lo que puede hacerle realmente feliz.

Fuente parcial: Expansión y Empleo

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

¿Quieres ser como un roble o como un bambú?. Tú decides

25 Ago

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente pero durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece más de 30 metros. ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, tardó  siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años. Se estaba preparando para después ser capaz de alcanzar el mayor de los éxitos y ser la planta con el crecimiento más rápido que existe en todo el reino vegetal. Ser el número uno no es fácil, hay que prepararse mucho para ello, y el bambú lo consigue gracias a siete años de profundizar sus raíces.

Entonces se hace tan poderoso que en un mes crece 32 metros, y aún cuando lo cortes seis veces, seguirá creciendo hasta los 32 metros en un solo mes. Por eso es tan apreciado. Porque sabe prepararse para triunfar, y si la desgracia cae sobre él, sabe renacer de sus cenizas y llegar otra vez a lo más alto empezando desde casi cero. Porque sus siete años de raíces le dan la fuerza para ello, su vida reside en su raíz, y aunque cortes el tallo, este seguirá creciendo.

Al cortar un Roble o un Pino jamás vuelven a brotar. Ellos no se prepararon tanto como el bambú y acaban pagando eso con su vida, con su fracaso. Sin duda alcanzan un primer éxito más rápido que el bambú, a los pocos meses ya tienen un tallo fuera de la tierra. Sin embargo un roble de siete años aún es un árbol pequeño, joven y delicado. Si le azota una tormenta lo arrancará y morirá; jamás podrá soportar que lo corten a la mitad horizontalmente, porque entonces morirá.

Las personas somos como los árboles, con la diferencia de que nosotros podemos elegir entre ser Robles o Bambúes.

Algunos quieren el éxito rápido, hacerse ricos rápido y sin esfuerzo. Son como el Roble, se posan sobre la tierra y esperan triunfar de una forma rápida y fácil, no quieren dedicar tiempo a prepararse, no desean perder el tiempo con esas cosas, quieren resultados rápidos y a la menor adversidad fracasan, mueren profesional y emocionalmente.

Otras personas son mucho más sabias, son los triunfadores que alcanzan todo lo que desean en la vida. ¿Cómo actúan? Hacen como el sabio bambú, primero se preparan, saben profundizar y reforzar las raíces del conocimiento, de la moral, de lo espiritual y de sus habilidades en su mente, durante el tiempo que sea necesario para, cuando por fin están preparados, crecer de una forma asombrosamente rápida, ser los mejores y conseguir el éxito. Un éxito sólido y duradero que ninguna tormenta es capaz de vencer a estos  triunfadores, tanto da que la mayor de las desgracias caiga sobre ellos, renacen una y otra vez de sus cenizas, porque tienen los recursos internos necesarios para hacerlo.

De lo expuesto se deduce que:

  • Muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.
  • De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo y esto puede ser extremadamente frustrante. En esos momentos,  recordaremos el ciclo de maduración del bambú japonés y aceptaremos que sí está sucediendo algo, dentro de nosotros: estamos creciendo, madurando.
  • Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.
  • Si no consigues lo que anhelas, no desesperes porque probablemente sólo estés echando raíces para luego crecer y triunfar.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

10 Retos para el Año Nuevo. Cómo hacer del 2010 un año exitoso para ti y tus empleados

9 Ene

10 Challenges for Your New Year.

How to make 2010 a successful year for you and your employees.

Me gustaría compartir un artículo de David G. Javitch, columnista de Entrepreneur.com.

No estaría mal ponerlo en práctica (punto 6 del Monopoly no va mucho con nuestra cultura, pero me quedo con la idea). Muchas situaciones de empresa se podrían solucionar o evitar con este planteamiento que, en el fondo, es aplicar el sentido común: tener los objetivos claros y tratar a los empleados como personas que son, motivándolos, implicándolos, generando un buen ambiente laboral y con todo ello, a su vez, aumentará la productividad y responsabilidad en el trabajo.

El artículo dice así:

It’s the new year–time to reflect on what you accomplished last year and how you will make this year even better. Some people say resolutions last only until the first crisis erupts. However, most say resolutions are effective guidelines toward organizational success. That’s why I am offering some important resolutions to help launch your new year.

1- Set a clear, attainable vision with concrete measurable goals. Share these with all employees. When people know exactly where you are leading the company and how they can support that journey, they become more productive and responsive to your initiatives.

2- Require employees create goals of their own. Encourage them to generate “S-t-r-e-t-c-h Goals” to help them reach for new heights and achieve more than they think they can. In general, the higher the standards and the greater the effort, the better the outcome. Schedule time to discuss both sets of goals. You can review and modify objectives to ensure the employees’ goals and aspirations align with those of the company.

3- Tell people what your individual expectations are. Provide specific and measurable feedback about their ongoing job performance. It’s helpful to do this periodically during the year, too. Identify the employees who could benefit from more training or supervision. Similarly, identify the ones who need less input. There may also be some who simply will not succeed given the resources you can provide to them. With this latter group, you will need to consider termination.

4- Manage by walking around. Spend time outside of your office. Walk around the halls of your building. See what is going on. Don’t just pass staff in the corridor. As often as you can, stop and chat with the people who are key resources in striving to make you a success. One at a time, find out what they need, what they like, what they dislike, and what makes their job challenging and rewarding. You will gain new insights about what it’s like to work for your company.

Listen to your employees. Building on the idea of managing by walking around, invite employees into your office or a conference room and get to know them better on an informal basis that goes beyond the typical boss-subordinate relationship. You want to get to know your employees as individuals, too. A goal in this instance is to reveal your human side. You certainly don’t want to share highly personal data with each other. Rather, you’ll want to discuss news about the job, hobbies, special interests, family information, etc. Ideally, this can be accomplished in a small group setting. Consider doing this for breakfast or lunch.

6- Tell people that you care about them. When they know you care, they will be more motivated, dedicated and productive. No one really enjoys working for a boss who is just all about business and nothing else. Show and tell them why you care and why they are important to you. Discuss a career path and demonstrate that you want to help them grow and develop on the job. Help them become more skilled and better qualified so they will be able to assume more responsibilities. On-the-job training is too often associated with a “sink or swim” mentality. When employees feel confident about their skills, they will easily be more productive, motivated, satisfied and successful. And during this time, let them know that you are there to support them and are willing to back them up in times of difficulties. This approach is easily a “win-win” situation.

7- Cross-train employees to motivate them. Teach employees new skills that will enable them to assist colleagues in completing tasks. While they acquire these new skills and assume greater responsibility, their value to the organization will increase.

8- Be open to new ideas. Great thoughts and creative ideas can come from places other than the executive offices. That’s an important reason to nurture a climate that encourages employees to share their ideas about how to improve their organization. These suggestions can be about policies, procedures, desk assignments, product design or customer service. The results can often lead to increased productivity and an endless well of ideas once you open the gates for employee input.

9- Make time to have fun. Play games such as Monopoly, Ping-Pong and gin rummy. The workplace is by design and necessity a serious environment. Dollars, reputations, market share and success are all at stake. However, an occasional break from the sobering day-to-day functioning is not only possible, it’s strongly encouraged and highly prized. Periodically setting aside an hour or so says that, while you believe in and value hard work, you also realize the importance of “taking a break.”

10- Create reasons to celebrate. This idea fits in well with your plan to craft a more humane, interactive working environment. When a company recognizes a birthday, an anniversary or a significant accomplishment, the company’s employees will feel valued and appreciated; as a result, they’ll be more willing to go the extra mile for you and your company. These reactions are crucial to fostering a positive environment that builds morale, improves motivation, and creates opportunities for success.

Montse García

Consultora Marketing y Comunicación integral

www.modernmarketing.es 

 

Fuente: http://www.entrepreneur.com/, y el artículo aquí