Archive | Publicidad RSS feed for this section

Obsolescencia programada: todo se rompe con un único objetivo, vender

17 Abr
Productos más frágiles y menos duraderos con una ciclo de vida programado de forma premeditada y anticipada para estimular y generar con ello entre los consumidores una mayor necesidad y demanda

Podríamos decir entonces como bien indica el titular de este artículo que “todo se rompe” o todo queda obsoleto con un único objetivo: Que la rueda del consumo siga girando y funcionando. Para muchos considerada como la gran estafa al consumidor, y para otros la única alternativa a la sostenibilidad de muchos negocios, empresas y fabricantes.

Y así nos lo mostraban el ya famoso y fantástico documental “Comprar, tirar, comprar”, dirigido por Cosima Danoritzer, que nos descubría los entresijos y secretos de la Obsolescencia Programada, aportando pruebas a la más o menos fundada sospecha de que buena parte de los productos de consumo están fabricados para no durar.  A través de este documental, descubrimos la cara oculta de la mercadotecnia donde la obsolescencia programada se perfila como “el plan oculto” ideado para beneficiar exclusivamente al fabricante, dado que en algún momento fallará el producto obligando al consumidor a que adquiera o lo reemplace por otro nuevo.

La bombilla de livermore

Este es sin duda el ejemplo más representativo que puede ayudarnos a comprender que ha pasado durante más de un siglo y cuales han sido las consecuencias de esta Obsolescencia Programada cuya etapa inicial se desarrollo en la década de los años 20.

Poco antes, en la estación de bomberos de Livermore se encendía por primera vez en el año 1901, la bombilla más famosa de todos los tiempos. La que desde entonces no ha dejado de mantener viva su llama de luz, entrando a formar parte del Record Guinness como la bombilla más resistente y duradera de la historia. Inclusive superando la vida útil de 3 webcams que durante años han sido testigos de su resistencia al paso del tiempo.

Evidentemente, este factor suponía un gran problema para los fabricantes, ya que cuanto más larga era la vida util de un determinado producto, también lo era el ciclo de compra del propio consumidor. Lo que reducía drásticamente las ventas y beneficios de las compañías. La solución: productos más frágiles y menos duraderos con una ciclo de vida programado de forma premeditada y anticipada para estimular y generar con ello entre los consumidores una mayor demanda.

Obsolescencia y Competitividad

A pesar de que para muchos esta actitud pudiera parecer impropia de empresas competitivas cuyo objetivo fuese el de ofrecer productos superiores a los de su más directa competencia, lo cierto es que el plan maestro de la Obsolescencia Programada, es un juego del que todos forman parte de forma interesada, y que es sometido a la presión de organismos, lobbies y cárteles con fuerte control y grandes intereses económicos.

Ningún gran fabricante parece poder escapar a dicho control, bien por interés propio o por presiones externas. No interesa que el ciclo establecido para el consumo pierda su ritmo, y con ello la posibilidad de seguir generando mayores beneficios a pesar de suponer una desventaja para el propio consumidor.

Pero no es necesario esperar al fallo de un producto para enfrentarnos a los efectos de este fenómeno. La tecnología hoy en día nos permitiría disponer de dispositivos muchos más avanzados que los actuales. sin embargo “nos venden la moto” con algo que supuestamente parece novedoso para seis meses más tarde sorprendernos con algo mejor. ¿Les suena? ¿Quién no ha comprado un teléfono móvil que a los pocos meses ha visto superadas sus prestaciones por otro de la misma marca? Esta es otra de sus variantes conocida como la “Obsolescencia por modas”. La que sin necesidad de que el producto llega al fin de su vida útil, lo vuelve obsoleto y genera un efecto similar en la mente del consumidor, que concibe que su producto ya no satisface sus necesidades o simplemente ha quedado anticuado.

Montse Garcia
Marketing y Comunicación integral

Lo mejor del Marketing y Publicidad 2010

10 Ene

PuroMarketing presentó el pasado diciembre su Especial Anual de Marketing y Publicidad, también disponible en anual-puromarketing-2010, y donde descubrimos los mejores artículos y contenidos destacados del año 2010.

El 2010 se despidió pero no sin dejarnos multitud de grandes cambios y sensaciones que han revolucionado el mundo del Marketing y la Publicidad.

El 2010 quedará en el recuerdo como el año en el que el medio internet dio un nuevo paso más hacia adelante reafirmando así su crecimiento imparable y mostrando su gran potencial frente a los medios tradicionales. Con el, la nueva era de los Social Media ha convertido a las redes sociales en el punto de encuentro de empresas, marcas y consumidores, dando paso a un nuevo escenario donde la conversación ahora es más importante y relevante que nunca.

La publicidad en Internet sigue evolucionando y buscando nuevas formas de cautivar y hacerse cada vez más eficaz, innovando y aprovechando todas las herramientas y recursos que la tecnología actual pone a su disposición.

Otras tendencias como el marketing móvil, la publicidad basada en geolocalización o la realidad aumentada han despertado un gran interés y se perfilan ya como las grandes alternativas dentro de las estrategias comerciales de muchas empresas.

Ahora nos presenta su Video Anual de los mejores Spots y Anuncios del 2010.  Un nuevo especial donde podrás encontrar y disfrutar de muchos de los mejores y más populares videos, spots y anuncios publicitarios que durante este año han seleccionado y publicado en su canal multimedia.

Más de 100 Videos, Spots y Anuncios publicitarios clasificados por meses y en función de su popularidad entre nuestros propios usuarios, lectores y visitantes.

Montse García
Marketing y Comunicación integral

La evolución del Marketing, la Publicidad y Medios es imparable

23 Oct

A la hora de informarnos, ¿tenemos los mismos comportamientos hoy que hace diez años? La respuesta a esta pregunta es no. En el año 2000 la gente se informaba fundamentalmente a través de medios tradicionales como la prensa o la televisión, mientras que en 2010 internet ha relegado a estos medios a un segundo plano.

Por otra parte, crece el uso de internet fija, pero también el de internet móvil. La mayoría sigue optando por los portátiles, aunque los smartphones van ganando poco a poco terreno. En la actualidad, el novedoso iPad atraen igualmente a cada vez mayor número de usuarios. La tecnología cambia y nosotros cambiamos con ella. A su vez, también, cambiamos la tecnología. Y sólo hay que ver los titulares de los periódicos o revistas especializadas, los que más aparecen: Apple, Google, de infinidad de redes sociales destaca Facebook, redes profesionales como Linkedin, multitud de blogs, microblogging Twitter, TVGoogle, …., estamos cambiando, evolucionando de forma 2.0 y nuestros desarrollos  tecnológicos en materia de comunicación así lo demuestran.

Un gran porcentaje de jóvenes menores de 30 años utilizan sus teléfonos móviles o internet para estar en contacto con otras personas. El lugar preferido para interactuar con amigos y conocidos son las redes sociales, los usuarios de redes sociales pasan más tiempo en internet que aquellos que no lo son.

Las ediciones digitales son una alternativa de los diarios impresos para mantenerse a flote como empresas ante la creciente oferta de información de los portales de internet. Las infinitas posibilidades que internet ofrece a sus usuarios obliga a los medios de comunicación digitales a competir para captar lectores en un mercado donde casi todo es gratuito y donde la oferta y competencia es abundante por lo que para una gran mayoría de medios el objetivo es recurrir a todo tipo de estrategias para captar usuarios, a menudo a costa de la información.

El futuro de la información será “multiplataforma” y convergerán nuevas tecnologías y soportes de información que irán desde los teléfonos móviles de última generación, a los nuevas “tabletas” o la televisión digital por lo que “se deberá de adaptar y configurar la información al gusto del lector”, lo que supone desarrollar nuevas aplicaciones específicas y contenidos en función del soporte o lector.

Hay que poner de manifiesto las tendencias actuales de los usuarios de internet y el poder de los medios y redes sociales donde las personas se convierten en altavoces de la comunicación con un gran poder de difusión. Apenas seis años después de la creación de Facebook y tras cuatro años de la aparición de Twitter, estas páginas se han convertido en una buena forma de captar audiencia para los medios de comunicación tradicionales y prueba de ello son los 1,4 millones de personas que siguen a las principales cadenas de televisión, radios y periódicos a través de redes sociales. Así, el ‘Informe 2010 Medios de comunicación españoles en las redes sociales’, elaborado por el Gabinete de Análisis Demoscópico (GAD), señala que 720.000 personas siguen algún medio de comunicación en Facebook, 665.000 lo hacen a través de Twitter y 92.000, en YouTube.

Según se desprende de recientes estudios, los lectores invierten una media de 25 minutos para ojear un diario impreso y unos 70 segundos para ver un portal de noticias en internet, por lo que la primera preocupación para los medios digitales es el consumidor y el saber cómo conquistar su atención.

Nos encontramos, sin duda, ante uno de los momentos en los cuales, todo cuanto sucede entorno al mundo de los medios de comunicación y la publicidad está experimentando importantes y rápidos cambios “evolutivos”.

Entendemos como evolución, un conjunto de transformaciones o cambios a través de los tiempo que origina o dan como resultado nuevas y diferentes formas a las ya conocidas a partir de un modelo ya existente. Algo que como es evidente no es anda nuevo pues esto a sucedido desde siempre de forma constante.

Como es lógico ante cualquier proceso evolutivo, siempre existen “especies” beneficiadas ante los nuevos cambios, a la vez que otras se sienten directamente amenazadas. Pero la historia ha demostrado que la evolución es imparable, y como no, también para los medios de comunicación y sectores como el del marketing y publicidad.

En la actualidad estamos siendo testigos de un gran paso evolutivo donde los medios de comunicación tradicionales como la prensa escrita están siendo devorados por los nuevos medios digitales y como las estrategias de marketing y publicidad están siendo transformadas por los nuevos hábitos y tendencias de los consumidores dando paso una nueva era mucho más social, participativa e interactiva.

A pesar de ello, y de los efectos generados en este proceso de grandes cambios, todavía existen quienes defendiendo sus modelos de negocio, se anteponen a la inercia imparable de la evolución sin ser conscientes de que este, es un hecho inevitable y un fenómeno capaz de extinguir cualquier especie de las que alguna vez fueron consideradas dominantes.

Los medios de comunicación tradicionales, sobre todo la prensa escrita, se encuentran pues ante un momento crucial de su evolución pero con la gran posibilidad de elegir si realmente quieren continuar existiendo.  No vale pues, oponerse a los nuevos cambios y tendencias de una sociedad mucho más digital. Sino que la innovación y la apuesta por el futuro deben de ejecutarse de forma clara y decidida en este preciso instante, por que quizás, tan sólo en unos años no exista otra oportunidad para continuar siendo parte de su natural cadena evolutiva.

De igual forma, el marketing y la publicidad a pesar de mantener gran parte de su ADN intactos durante el paso de los años, han visto como algunos de sus más importantes activos han sido alterados para adaptarse a una nueva era donde los consumidores han adquirido un nuevo rol como parte activa de las relaciones y procesos de comunicación entre empresas y marcas.

En este sentido, el marketing y la publicidad de nuestros días, son quizás aquellas “especies” que mejor están asimilando este proceso de cambios y su propia evolución natural, dando origen a nuevas y diferentes formas de comunicar, emitir y dirigir sus mensajes a través de los nuevos canales y medios de comunicación sociales, estableciendo mejores relaciones y vínculos emocionales con los usuarios, clientes y consumidores.

Algo sobre lo que sin duda deben de ser conscientes, tanto las empresas, como marcas y anunciantes que pretendan coexistir no sin antes adaptarse y asimilando tales cambios para formar parte de este nuevo ecosistema.

La evolución es inevitable e imparable.

Montse García
Marketing y Comunicación integral