Prejuicio cognitivo y percepción

6 Mar

Un prejuicio cognitivo (del inglés cognitive bias, ‘predisposiciones cognitivas’) es una distorsión cognitiva que afecta al modo en el que los humanos perciben la realidad. Algunas de estas distorsiones han recibido apoyo empírico en el campo de la psicología, otros están siendo considerados como categorías generales de prejuicios.

Según la Real Academia de la Lengua: prejuicio se define como:

1. m. Acción y efecto de prejuzgar.

2. m. Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.

La ética del prejuicio

Vulgarmente entendemos por prejuicio el tomar decisiones sin tener una experiencia propia (un hecho que evolutivamente parece estar extendido).  En psicología, este término hace referencia a la distorsión de la información que se produce en nuestro cerebro al procesarla. En el español de uso corriente la expresión “prejuicio cognitivo” se acerca más al significado de las palabras «tendencia», «sesgo» o «predisposición».

Con frecuencia se le asocian a la predisposición o prejuicio cognitivo, unas connotaciones éticas negativas, puesto que todo prejuicio, éticamente hablando, es injusto por definición, sin embargo la tendencia, o mejor dicho, la manera que tiene la concienciade procesar la información, no debería ser catalogada éticamente, si se asume que ésta es el legado natural de la evolución.

Así, la información prejuiciosa, en ciencia, no es éticamente reprobable, ya que es la manifestación de un modelo de comportamiento o proceso mental beneficioso para el individuo desde el punto de vista de la evolución. Lo que en ciencia es reprensible es el acto de evitar comprobar el prejuicio desde una postura científica, el situarse en una postura cerrada y fija y aislarse dando por ciertos los datos imaginados.

El conocimiento y manera de pensar tendenciosos deben separarse de los actos prejuiciosos que son los que producen una ética reprobable. Así, por ejemplo, la ciencia nos dice que existe el planeta Urano, y se cree de manera preferente en su existencia. Es un acto que evita el gasto energético y de tiempo, de comprobarlo y que además proporciona estabilidad social.

  • Hoy en día se vive del prejuicio informativo de muchas fuentes porque el trabajo necesario de comprobarlo nos impediría vivir en sociedad. Por tanto, se ha hecho inevitable basarse en suposiciones, prejuicios o probabilidades, que la conciencia decide sesgar de una manera u otra en función de resultados anteriores, sin embargo, si nadie comprobara de manera regular la veracidad de la información, cuando la propia vida o una decisión depende de dicha veracidad, estaríamos hablando de un acto prejuicioso o negligencia. Así el acto de evitar la experimentación o no verificar la información desde una perspectiva informada y protegida, es un acto prejuicioso que en tal caso, sería reprobable. No es un acto negativo el pensar cautelosamente de manera prejuiciosa.
  • Al mismo tiempo, independientemente del cariz ético que adopta en la sociedad debido a la existencia de grupos sociales específicos, no solo el prejuicio sino los actos prejuiciosos han sido inevitables, ya que siempre ha sido necesario convencer a los aliados para dar incluso su vida por una causa que no es comprobable o que no sería viable comprobar dado el tiempo y número de personas que se necesitan. Los medios de información son los que ponen pruebas indirectas, y por tanto falsificables, que informan al grueso de la población.

Bajo esas premisas, la supervivencia, en un sentido evolutivo, pasa por adelantarse y asegurarse, de manera independiente, de la veracidad de la información. Este conflicto entre la ética y lo que razonadamente debería hacerse y entre el egoísmo y lo que es más fácil y seguro para la propia supervivencia, es lo que, en función de los recursos, se da todos los días.

Eliminar los actos prejuiciosos y evitar la negligencia mediante la comprobación implica evitar en cierta medida el respeto o autocensura de las creencias establecidas, si esto quiere decir dejar de criticarlas. De hecho, la fortaleza de una creencia es mayor cuanto más y mejor ha dado respuesta y aguantado al libre y continuo perfilado dialéctico. Véase Método científico. Gracias a esta crítica, debate, testeo, comprobación o maltrado de las ideas establecidas, algunas de ellas mutan y se aproximan más a la verdad. El problema o negligencia no está en la crítica de las ideas, sino en la respuesta de la creencia al ataque ya que algunas obvian la respuesta razonada o incluso el silencio (Argumentum a silentio) y responden con violencia ya sea porque se creen poseedores de la verdad y no desean perder tiempo y energía en explicarla (Argumento ad baculum) o bien porque no les beneficia (Argumentum ad ignorantiam) o son reacios al cambio (argumentum ad antiquitatem). Tanto lo uno como lo otro son comportamientos prejuiciosos que tienen su raíz en los prejuicios cognitivos.

Más información: wikipedia


¿Y en las empresas que ocurre con este concepto? ¿Dónde está la ética en el prejuicio?

Factores que influyen en el comportamiento de las personas en las empresas

La aptitud, vinculada al conocimiento y a la competencia de las personas, está asociada a la comprensión, la experiencia, la información, las relaciones (internas o externas) y los contactos.

En cambio, la actitud, vinculada al comportamiento personal, se manifiesta a través de la percepción, los prejuicios cognitivos, la personalidad y las emociones.

Diversos factores que influyen en el comportamiento de las personas, pero los más representativos en el ámbito equipo de trabajo (o grupo en la empresa) son los indicados en el esquema siguiente:

Comprensión y conocimiento

La comprensión es un factor de mucho peso.Está asociada a la aptitud de la persona y directamente vinculada con la capacidad, formación profesional y experiencia en la especialidad de cada participante.

Percepción

En el proceso de la percepción se ponen en juego referentes ideológicos y culturales que reproducen y explican la realidad y que son aplicados a las distintas experiencias cotidianas para ordenarlas y transformarlas.

Cabe resaltar aquí a uno de los elementos importantes que definen a la percepción, el reconocimiento de las experiencias cotidianas. El reconocimiento es un proceso importante involucrado en la percepción, porque permite evocar experiencias y conocimientos previamente adquiridos a lo largo de la vida con los cuales se comparan las nuevas experiencias, lo que permite identificarlas y aprenderlas para interactuar con el entorno. De esta forma, a través del reconocimiento de las características de los objetos se construyen y reproducen modelos culturales e ideológicos que permiten explicar la realidad con una cierta lógica de entre varias posibles, que se aprende desde la infancia y que depende de la construcción colectiva y del plano de significación en que se obtiene la experiencia y de donde ésta llega a cobrar sentido.

De acuerdo con los referentes del acervo cultural lo percibido es identificado y seleccionado, sea novedoso o no, adecuándolo a los referentes que dan sentido a la vivencia, haciéndola comprensible de forma que permita la adaptación y el manejo del entorno.

Algunos autores han dicho que la percepción clasifica la realidad a través de códigos (Santoro, 1980). Desde el punto de vista del análisis cultural los códigos son sistemas más bien rígidos, de manera que ese término será reemplazado aquí por el de estructuras significantes para hacer referencia a los elementos sobre los que se clasifican las experiencias sensoriales y se organiza el entorno percibido.  La manera de clasificar lo percibido es moldeada por circunstancias sociales. La cultura de pertenencia, el grupo en el que se está inserto en la sociedad, la clase social a la que se pertenece, influyen sobre las formas como es concebida la realidad, las cuales son aprendidas y reproducidas por los sujetos sociales.

En un equipo de trabajo, la percepción no otra cosa que “la forma de ver las cosas” que tienen los involucrados, y está asociada y es influenciada por otros aspectos, como las propias experiencias, cultura, ideología, ……., prestigio, la autoridad y el poder que detenten los integrantes del equipo.

Estos aspectos, como es lógico suponer, van a depender de las reales y cambiantes condiciones de contexto en que se desarrolla el proyecto que dada su importancia, es necesario considerar y evaluar.

Contexto como el estratégico, directamente vinculado a la relación de la organización con el entorno, y que se manifiesta a través de los objetivos de los interesados e involucrados (externos o internos), el contexto organizacional, relacionado con las actividades de la organización, su estructura, recursos disponibles, capacidades, políticas, objetivos y metas vinculados a los aspectos estratégicos de la misma, y el contexto propio de cada proyecto, definido a través de sus características, objetivos, alcance, recursos demandados y variables relevantes.

Percepción de pérdidas / ganancias. Hay situaciones particulares que influyen en la percepción y por ende en el comportamiento de las personas. La posibilidad de eventuales pérdidas o ganancias por parte de los involucrados asociadas a la toma de decisiones es una de ellas.

En esta situación se distinguen dos alternativas, o se está en posición de ventaja o en posición de pérdida. Cuando las personas se encuentran en una posición de ventaja, no están dispuestas a arriesgar porque se encuentran “cómodas” y las decisiones tienen un neto perfil conservador. En este ámbito se encuadran las personas adversas al riesgo. En cambio, cuando las personas se encuentran en una posición de pérdida, están dispuestas a arriesgar porque “hay poco por perder” y allí es cuando toman decisiones y se implementan acciones que en otras circunstancias difícilmente se harían.

Prejuicios cognitivos

Los prejuicios cognitivos (o cognoscitivos) son distorsiones generalizadas y sistemáticas de la percepción de las personas y, en general, surgen por las distintas maneras de pensar de los involucrados.

Estos prejuicios cognitivos modifican la percepción o “forma de ver las cosas” de los participantes del grupo (independientemente de las jerarquías o del rol que cumplan), originando comportamientos que derivan en acciones específicas como se ejemplifican en los párrafos siguientes. Los mismos se pueden presentar en forma aislada o combinada.

La recuperabilidad

El prejuicio cognitivo de la recuperabilidad se relaciona con todo aquello que es más fácil de acceder o recordar.

Por ejemplo, es normal que en un proceso de identificación de riesgos, algún miembro del equipo asocie algún riesgo con alguna catástrofe; o en un proceso de evaluación de proveedores se relacione a un proveedor con algún fracaso o incumplimiento reiterado.

En general, se manifiesta en preferencias, sensibilidades, hábitos y reacciones, llegando a influenciar a los demás factores que rigen el comportamiento del equipo de proyecto, constituyendo así un elemento importante en el comportamiento de las personas.

Emociones

Las emociones son fenómenos físico-psicológicos originados por estímulos externos e internos, como presiones, alegrías, exigencias o estrés, que alteran el normal comportamiento de las personas.

Estas emociones pueden ser el resultado de un evento aislado o de un conjunto de situaciones relacionadas, conocidos como procesos afectivos, e interactúan con los demás factores asociados al comportamiento y juicio de las personas pudiendo llegar a influenciarlos o afectarlos.

Por ejemplo:

  • Sobre la percepción. Las emociones hacen que el individuo vea distintas las cosas. Si está emocionalmente bien, estará más predispuesto a ver las cosas mejor de lo que parecen.
  • Sobre el prejuicio cognitivo de la recuperabilidad. Hay emociones que se manifiestan como presiones internas se intensifican la tendencia a recordar más rápidamente las situaciones de fracaso, o estados de alegría y felicidad, que promuevan el recuerdo un logro o éxito remoto.
  • Sobre la personalidad. Cuando ciertas emociones, como presiones, exigencias y estímulos externos, puedan hacer que un individuo impulsivo tome decisiones basadas en que “sintió deseos de hacerlo”.
  • Sobre la comprensión (pero en menor medida), induciendo a que la persona no quiera entender, o le cueste más entender (porque está mal o se siente mal), o esta tan entusiasmado o motivado que le es más fácil comprender.

Tanto las emociones como los distintos procesos afectivos se manifiestan en la toma de posturas bien diferenciadas como la de ganador/perdedor, acercamiento/evasión, o en la tendencia a realizar acciones no siempre convenientes (y hasta contraproducentes) a los fines del desempeño del equipo de proyecto, pudiendo atentar contra el cumplimiento de las metas establecidas o promover situaciones favorables asociadas a las relaciones humanas.

Por ejemplo, si la emoción se manifiesta a través de la ira, ésta impulsa a agredir o a tomar decisiones extremas. En cambio el entusiasmo es un factor de motivación y el temor, induce a dilatar decisiones y hasta buscar escapar de las situaciones. Si la emoción se manifiesta a través del enojo, éste puede llegar a reducir la amenaza de un riesgo potencial, en cambio, si lo hace a través de la tristeza, es de esperar que el individuo se comporte con mayor temor a resultados adversos.

Ética en las empresas en referencia al Prejuicio cognitivo

Las empresas están compuestas por personas y las personas tenemos prejuicios. Algunas personas dadas sus características ideológicas, culturales o estado psicológico tienden a hacer prejuicios de las personas de forma sistemática mediante una opinión preconcebida y generalmente distorsionada, formulada sin considerar los datos con honestidad.

Cuando hablamos de organizaciones donde sus dueños, directivos o empleados que han creado una cultura cuyos actores pertenecen a ideologías religiosas o simplemente ideas, retrógradas, sin una mente abierta a un nuevo entorno, es habitual hacer  prejuicios de creencia, es decir la tendencia a basar las valoraciones o evaluaciones en creencias personales. A ellos, les digo:  “El prejuicio ciega la razón y se cierra ante argumentos convincentes. El prejuicio lleva a juicios temerarios y a la calumnia. Con frecuencia justifica y fomenta el rechazo o el odio. Es contrario a la caridad, a la verdad y a la justicia”.

En algunas de este tipo de organizaciones, antes mencionadas, es fácil ver cómo aquel que es “diferente” tiende a ser prejuzgado por un grupo y equipo directivo. Mal interpretado ya que se está percibiendo su actuación en función de las características propias del grupo (personalidades, experiencias, fustraciones, miedos, inseguridades,…. ), calumniado y difamado…. Puede ser una persona del grupo, con fustraciones o miedos, que tema o esté insegura, quien empiece a generar mala reputación de la persona “diferente” al resto del grupo. Puedes ser brillante, pero allí tu estrella no brillará.

Dichas organizaciones no tendrán talento y deberán conformarse con lo que tienen dentro, los que sí son capaces de ser manipulados y, a su vez, puedan también manipular a nuevos integrantes del grupo, que sólo serán aceptados si son iguales a ellos y hacen exactamente lo mismo.

Curiosamente algunas de estas empresas, con este tipo de cultura, pregonan que tienen valores, ética ……. pero ¿los tienen?. Posiblemente su director general o algún directivo presente un power point, dossier o lo explique a la nueva incorporación, a lo mejor lo “sueña” porque cuando trabajas con el grupo es fácil darse cuenta que  valores mostrados como colaboración, respeto …..etc, no se ven, y no necesitarás mucho tiempo para darte cuenta que te “venden” la empresa como lo “mejor”, sin embargo no es así. Lo cierto es que son las más difíciles y, además, en ellas el grupo se cohesiona y protege contra lo nuevo y diferente, de tal manera que hacen sentir mal y dan de lado al que puede aportar mejoras, al que opina, al que le puede hacer ver sus incompetencias o deficiencias, al que le puede provocar algún cambio en el trabajo …….. Nos podemos encontrar con individuos emocionalmente inmaduros, donde predomina el hacer ver, niñerías, los rumores, difamaciones y calumnias, la hipocresía, donde no hay profesionalidad …. hacen ver a sus superiores que hay un buen ambiente de trabajo y todos contentos…. pero ¿sus superiores hacen estudios de productividad? porque para tanta acción necesitan tiempo ……..

Consejo: si entras en un grupo así y ves que no encajas por los motivos descritos y te dicen que tú eres diferente, siéntete muy feliz de no ser así como ellos. Lo importante es que sepas trabajar en equipo, colaborar, respetar a tus compañeros y jerarquía, la honestidad y la ética, saber guiar y saber adaptarte pero no dejes que te manipulen… Piensa en “cambiarte de queso” porque no todas las empresas son iguales, afortunadamente hay muchas que valen la pena trabajar en ellas y colaborar con buenos equipos.

BE DIFFERENT. BE YOURSELF. BE HAPPY !

 

ADVERTENCIA: Si no tienes criterio propio y te dejas llevar por la opinión de la masa, recomiendo que no leas este post.

 

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: