Personal Marketing para la búsqueda de empleo

8 Sep

Debemos reiventarnos constantemente para acceder a nuevos retos  y adaptarnos a las nuevas normas de una sociedad que exige ser altamente productivos en todos los ámbitos profesionales.

El Marketing personal representa la aplicación de las técnicas de Marketing al individuo con la finalidad de ayudarle a conseguir sus metas personales o profesionales.

Si aplicamos el Marketing personal a la promoción personal, al desarrollo en el ámbito laboral o la búsqueda de empleo, es posible concebir a la persona como una empresa :Yo, S.A, dónde el producto a vender es la propia persona que ha construido su marca.

Detallo algunos ejemplos muy básicos de cómo las metodologías de mercado se pueden aplicar al Marketing personal en el mercado laboral.

a) Aplicación del D.A.F.O

En esa línea, técnicas de análisis estratégico como el D.A.F.O. son fácilmente aplicables a la persona y permiten analizar su situación en el mercado como fuerza productiva. El análisis interno y el externo están una vez más interrelacionados y de sus diversas posibilidades emergen cuatro permutaciones posibles:

Potenciar los puntos y las características más fuertes e importantes y disimular los más débiles del producto. Traducción al Marketing personal: Incrementar y dar mayor visibilidad a nuestras habilidades y destrezas personales y disfrazar nuestras áreas de mejora

Aprovechar nuestras oportunidades y evitar posibles amenazas externas de competidores. Traducción al Marketing personal: Sacar partido de la oportunidades externas que se presentan y alejarse de los peligros

El hecho de venderse a uno mismo no tiene grandes secretos: hay que conocer el ‘producto” y mostrarlo a los demás presentando su mejor cara. Se trata de resaltar nuestros puntos fuertes en los procesos de selección de personal.

b) Aplicación de las fueras de Porter

Es aún más evidente la aplicación de las cinco fuerzas de Porter, en las que los competidores dejan de ser empresas para ser adversarios personales, que compiten en la misma rama profesional. Los compradores serían las empresas con necesidades de recursos humanos, que buscan en el mercado laboral nuevas adquisiciones, mientras que los vendedores serían los sujetos que se ofrecen a sí mismos en ese mercado, ofertando como producto su propia actividad profesional. Finalmente, la quinta fuerza sería la evolución tecnológica e innovadora que, en ocasiones, llega a suplantar la propia necesidad de un sujeto agente, substituyéndolo por maquinaria más efectiva.

  1. La amenaza de nuevos adversarios.
  2. La rivalidad entre los adversarios existentes.
  3. El poder negociador de las empresas de contratación.
  4. El poder negociador de los buscadores de empleo.
  5. La amenaza de inutilidad del cargo.

c) Las segmentaciones de mercado

Las relaciones personales que se establecen en el ámbito profesional son enormemente diversas. Al igual que la empresa secciona el mercado y lo analiza pormenorizadamente, hemos de gestionar nuestra agenda de contactos de modo racional y sistemático. El mercado de las relaciones personales ha de estar categorizado y controlado en todo momento para maximizar el beneficio.

d) Aplicación de las cuatro P’s

La proyección de la propia tarea laboral puede ser igualmente analizada en función de las cuatro P’s que determinan el Marketing Mix:

Product: es el propio individuo, su formación, su experiencia, sus actitudes, sus conocimientos, sus habilidades. ¿Qué es lo que aporto a la empresa?

Price: el precio puede compararse al valor que tiene la prestación de nuestros servicios en el mercado laboral. ¿Hasta cuánto puedo exigir como sueldo sin dejar de ser rentable? ¿Cuánto estarían dispuestos a admitir mis competidores?

Place: representa el canal mediante el cual el individuo puede hacer llegar sus servicios al mercado o “cliente final”. ¿Cuál es el contexto en el que puedo venderme? ¿A qué distancia estoy dispuesto a desplazarme para trabajar?

Promotion: es la manera de darse a conocer, la forma qué damos a conocer nuestro perfil a nuestros “clientes” en el mercado laboral. ¿Doy a conocer adecuadamente el fruto de mi trabajo?. ¿Pasan desapercibidos mis éxitos y mis esfuerzos?

Centrándome más en el Producto

Nosotros somos el producto intrínseco. Nosotros mismos podemos elaborar el contenido y darle forma según nuestros intereses, podemos hacerlo más rico y con más o menos calidad. La indumentaria que llevamos es metafóricamente el packaging del producto. Cada persona debe saber el público al que se dirige y orientarse a él, lo que algunos consideren aburrido a otros les parecerá fascinante. Cada uno debe elegir su packaging personal enfocado a su público.

Las formas y maneras marcan nuestro estilo personal. Cada uno tiene una esencia personal, encontrarla y desarrollarla será un trabajo a realizar con resultado positivo. Adaptar nuestro lenguaje dependiendo de nuestro interlocutor.

Con una buena coordinación de estos elementos crearemos una Impresión Positiva. Será nuestra  identidad personal con la que seremos identificados por los demás.

En Marketing de producto es lógico hacerlo atractivo para lanzarlo al mercado para que el cliente al que nos dirigimos se sienta atraído hacia él y después de un proceso de ‘lógica científica’ lo adquiera. Con nosotros, podemos utilizar la misma estrategia para que, en sentido figurado, el entorno social que nos interesa nos “compre”. Por lo tanto, será imprescindible determinar el cliente al que nos dirigimos para adaptarnos, en la medida de lo posible, a él.

¿Qué ocurre si el producto que lanzamos al mercado no tiene éxito? Se retira del mercado, se modifica y se vuelve a lanzar con mejoras en sus características esperando conseguir que esta vez funcione. ¿O si el producto lleva años en el mercado y este se ha quedado inadecuado a las circunstancias actuales?. Seguramente su packaging obsoleto, o sus características poco reales deban modificarse y adaptarse y en consecuencia deba ser retirado del mercado para una actualización del mismo. Con las personas ocurre lo mismo, si vemos que no conseguimos nuestros propósitos intentaremos encontrar una manera mejor de llegar al público con un nuevo plan de acción y analizar lo que falló. Posicionar y adecuar nuestra imagen, personalizarla, tener una actitud positiva y un determinado conocimiento, sin pretender engañar y con naturalidad, será fundamental para conseguirlo.

Comprender el concepto de Marketing personal nos permitirá ver la idea de que impulsar nuestra figura y potencial personal para sacarnos el máximo partido, es idéntico a lo que el Marketing hace con sus productos y o servicios antes de lanzarlos al mercado.

De esta manera veremos que mejorar nuestras cualidades nos ayudará a conseguir nuestros objetivos de una manera más sencilla, fácil y rápida, tanto a nivel profesional como personal. El Marketing personal gestiona nuestros recursos de un modo eficaz permitiendo conseguir nuestros propósitos.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: