La entrevista de trabajo es clave en el proceso de selección

3 Sep

La entrevista de trabajo es la herramienta de selección de personal por excelencia, clave del proceso de selección. Todos los pasos anteriores como la recopilación de información, preparación, envío de la carta de presentación y CV, han estado dirigidos a conseguir una entrevista de selección con la empresa. Es el momento del contacto personal, donde de una forma individual y directa, el entrevistado tiene la ocasión de convencer al entrevistador de que él es la persona idónea para el puesto. Nos jugamos mucho en poco tiempo.

En ella, el seleccionador analizará tus conocimientos, evaluando tus estudios reglados y no reglados, y tu experiencia profesional.  También evaluará tus competencias, ya que las empresas las tienen cada vez más en cuenta por considerarlas un elemento fundamental en el desarrollo profesional. Del mismo modo, examinará tu motivación, que le servirá para hacer una previsión de tu rendimiento en la empresa.

Al final de la entrevista, el seleccionador podrá solicitarte una autoevaluación sobre tus puntos fuertes y débiles. Con ello, podrá comprobar tu nivel de sinceridad o, entre otras cosas, de seguridad.

Objetivos

Desde el punto de vista de la empresa, los objetivos principales de la entrevista de trabajo son:

  • Conseguir información directa y auténtica sobre tu trayectoria profesional y personalidad. Necesitan contrastar y completar los datos de un currículum que ya es apto para ese puesto de trabajo.
  • Averiguar la adecuación de tu perfil a la empresa y al puesto ofertado. Se trata de averiguar si tienes los conocimientos, experiencia, habilidades, actitudes y motivación necesarios para encajar en la empresa y el puesto.

Desde tu punto de vista, los objetivos principales de la entrevista son:

  • Conseguir información directa y auténtica sobre la empresa y el puesto que ofrecen. Necesitas contrastar y completar la información que has podido obtener a través del anuncio u otras fuentes.
  • Continuar en el proceso de selección, es decir demostrar tu adecuación al puesto. Debes demostrar al entrevistador que posees los conocimientos, experiencia, habilidades, actitudes y motivación que busca la empresa para este puesto.

Durante la entrevista de trabajo: desarrollo y consejos generales

La entrevista de trabajo en sí comienza en el momento en el que se entra por la puerta de la empresa. Observa el ambiente de trabajo (si es el caso que la entrevista se realiza en la propia empresa) y relájate.

Saludo

Saluda a la persona que te va a entrevistar por su nombre, si se conoce, y agradécele que te haya recibido, mirándole a los ojos y estrechándole la mano de manera franca y segura. Recuerda que la primera impresión es decisiva.

Una vez a solas con el entrevistador, éste ofrecerá un breve resumen acerca de la empresa y del puesto vacante (en general se suele hacer así). Posteriormente, comenzará la evaluación de tu candidatura.

Evaluación de tu candidatura

Deberás aportar información sobre los trabajos que hayas podido tener. Al entrevistador le interesará saber, además de las funciones que has desarrollado, los conocimientos que te han proporcionado tus experiencias laborales. Trata de hablar sobre logros y resultados conseguidos en vez de limitarte a describir tus funciones.

Generalmente, el entrevistador te pedirá que reflexiones sobre tus puntos fuertes y débiles, con el fin de establecer tu grado de conocimiento y satisfacción personal, detectar tu nivel de sinceridad y confianza en ti mismo.

Es probable que el entrevistador te haga preguntas que le permitirá valorar tus competencias. Por competencias se entiende el conjunto de actitudes (cómo eres), habilidades (qué sabes hacer) y capacidades (qué puedes hacer) como por ejemplo tu capacidad de trabajar en equipo, tu sentido de la responsabilidad, tu capacidad de adaptación, tu iniciativa o tu capacidad de planificación y organización. El entrevistador te pondrá en situaciones reales del pasado o probables del futuro, y querrá saber como reaccionaste o cómo reaccionarías.

En cuanto a tu motivación se evalúa a lo largo de toda la entrevista, con preguntas orientadas a descubrir tus objetivos profesionales, tu disponibilidad, tus deseos de promoción, tus aficiones personales. A veces una buena motivación puede compensar carencias de formación o experiencia.

Saber escuchar

Escucha activamente al entrevistador, déjale dirigir la entrevista, pero saca provecho de las oportunidades de hablar. El entrevistador es el jefe, el conductor. No ofendas al entrevistador. En este momento él tiene el poder.

Expresión verbal

Cuando te dirijas al entrevistador, hazlo siempre de usted hasta que te pida que le tutees.

Exprésate de manera clara, concisa y estructurada. No hables demasiado rápido y esfuérzate por terminar todas tus frases. No respondas con monosílabos, pero no des explicaciones innecesarias, ni hagas comentarios superficiales o juicios de valor aventurados.

Emplea verbos de acción. Palabras como reto, experiencia, futuro, compromiso, objetivos, eficacia, proyecto y responsabilidad, utilizadas correctamente y sin abusar, tienen una fuerza especial.

No utilices palabras de argot e intenta sustituir los “peros” por un “además”. Si te piden informática e inglés, y dices “pero es que soy de letras y francés” estás perdido. En cambio, un “además tengo conocimientos de francés” daría un sentido totalmente distinto.

Habla siempre con educación y respeto de tus antiguos trabajos, empresas, superiores o compañeros. Jamás debes criticarlos. Los comentarios negativos pueden crear desconfianza en el entrevistador, que podría pensar que eres una persona complicada.

Mostrar tus puntos fuertes

Durante la entrevista deberás venderte de la mejor manera y destacar tus puntos fuertes.

Demuestra al entrevistador que eres la persona adecuada para cubrir el puesto destacando los aspectos de tu currículum y personalidad que te convierten en la persona idónea para el puesto.

En las entrevistas de trabajo hay una serie de palabras que, utilizadas consecuentemente, tienen una fuerza especial. Identifica dichas palabras antes de ir a la entrevista (el anuncio y cultura corporativa de la empresa te darán pistas) y asegúrate de utilizarlas a lo largo de la entrevista.

En otras palabras, debes de ir a la entrevista con 2 o 3 puntos que destacar y hacerlo incluso si el entrevistador no te lo pregunta. Destaca estas fortalezas (es lo que tiene que recordar el entrevistador) y matiza tus debilidades. No es la cantidad de palabras que digas, sino las palabras claves.

Da la vuelta a tus puntos débiles

Estate preparado para hablar de los errores o defectos en el terreno profesional y personal. Para ello, debes identificar aquellos hechos que te puedan ser perjudiciales y presentarlos de manera positiva, buscando el aprendizaje adquirido a través de ellos o las iniciativas surgidas para solucionarlo.

Lenguaje corporal

El lenguaje corporal juega un papel destacado, ya que transmite mucha información sobre ti. Los aspectos a tener en cuenta son:

Postura: conviene cuidar la manera de sentarse. Espera a que el entrevistador te invite a sentarte y mantén una postura corporal correcta (no cruces los brazos, no agaches la cabeza…).

Gestos y tics: no gesticules de forma exagerada. Frotarse las manos o rascarse el pelo más de la cuenta son algunos gestos que pueden surgir como consecuencia de los nervios. No des golpecitos en el suelo con los pies, ni juegues con objetos cercanos. Intenta mantener los pies quietos y las manos cruzadas. No mires el reloj. Un simple gesto puede transmitir más información de la que se imagina.

La sonrisa: debe ser moderada, ni forzada ni exagerada. Lo más importante es mantener una actitud positiva ante el hecho de formar parte de la empresa y reflejar en la expresión facial esa predisposición.

Mirada: es importante mirar al interlocutor, prestarle atención y no parecer ausente.

Acompaña tu expresión verbal con tu lenguaje corporal: si estas diciendo que crees que puedes desempeñar adecuadamente la función, tu tono de voz, mirada y expresión facial tienen que estar diciendo lo mismo.

Naturalidad, confianza y sinceridad

Da una imagen de naturalidad y de confianza en ti mismo. Muéstrate seguro al contestar las preguntas del entrevistador, o al formular las tuyas, sin ser ingenuo ni prepotente.

Es normal estar algo nervioso en una entrevista de trabajo, y los entrevistadores lo entenderán. Pero este nerviosismo no puede anihilarte, ni darle a pensar al entrevistador que estás mintiendo.

Antes de todo, sé tu mismo. Si te eligen, será muy difícil interpretar un papel todos los días.

Pregunta

Pregunta tú también. No sólo contestes, pregunta lo que necesites saber. En Prepara tus preguntas te guiamos con las preguntas que debes o puedes formular al entrevistador.

Unos consejos obvios

Apaga el móvil antes de entrar en el despacho del entrevistador.

No te sientes a la defensiva de brazos cruzados.

En la primera entrevista, lo más importante es el puesto de trabajo al que quieres acceder y no el salario, ni las vacaciones y permisos. Estos temas se podrán tratar en detalle en posteriores entrevistas.

Al final de la entrevista

El entrevistador será el encargado de dar por finalizada la entrevista. Llegado a este punto es conveniente no prolongarla de manera innecesaria.

Si no ha mencionado nada sobre los próximos pasos a seguir, toma la iniciativa, preguntándole directamente: ¿Me puede informar cuáles son los próximos pasos del proceso de selección?

Antes de salir, da las gracias al entrevistador por su tiempo y confirma tu interés por conseguir el puesto. También puedes pedirle su tarjeta de visita. Así dispondrás de sus datos para enviarle una carta de agradecimiento al cabo de uno o dos días a la persona que te atendió por haberte ofrecido su tiempo. La carta debe ser cordial y neutra, reafirmando tu interés por el puesto de trabajo.

No te muestres impaciente por conocer el resultado. Confía en ti y piensa que si te han elegido para concertar una entrevista es porque realmente puedes ser válido para el puesto de trabajo.

No insistas demasiado. La mayoría de empresas grandes suelen tener mucho volumen de trabajo y por ello retrasan sus procesos de selección. Que no te hayan llamado no significa que no te hayan seleccionado. Si el proceso se alarga mucho puedes llamar a la persona que te entrevistó o enviarle un e-mail para obtener noticias.

¿Pero qué pasa cuando pasa el tiempo y no recibes feedback por parte de quién te entrevistó?.  Simplemente no era tu empresa (de hecho ese silencio ya comunica mucho).

Después del tiempo que invertimos en preparar la entrevista, desplazarnos (a veces a distancia), realizar la entrevista (y, en alguna ocasión, con poca profesionalidad por parte del entrevistador), estar motivado, con ilusión y realizar el seguimiento, no tenemos ninguna respuesta. Sabemos que no se continúa porque los candidatos llamamos en varias ocasiones, lo cual aprovecho para decir que es muy poco respetuoso. Ya no hablo de un feedback profundo, por ejemplo indicando en qué podrías mejorar, cómo te notaron en la entrevista y porque no te seleccionaron, lo que me refiero es que ni siquiera te informan que estás fuera del proceso de selección.

Si no te llama la empresa directamente, esta acción ya dice mucho y me queda muy mala imagen de esa compañía, y lo mismo cuando es una consultoría la que lleva externamente el proceso de selección. Para según que posiciones, muchos candidatos, en el futuro, tendrán un puesto con responsabilidad y precisarán de personal pero seguro no contactarán con aquellas consultoras en las que no se sintió bien tratado ni vio profesionalidad.

A estos profesionales, les digo: tratar a los demás como os gustarían os tratasen a vosotros para una misma situación. No cuesta nada ser persona y ponerse en el lugar del otro.

Fuente parcial: Donempleo

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: