SÍNDROME POSTVACACIONAL

1 Sep

Con la vuelta de las vacaciones, aparece el síndrome postvacacional, un estado de ánimo negativo frente al regreso al trabajo que parece afectar cada vez a un mayor número de personas. Estamos ante un conjunto de síntomas que reflejan un estado de ánimo como reacción de rechazo al trabajo tras un período más o menos prolongado de vacaciones.

¿Qué es el síndrome postvacacional?

En realidad es un concepto amplio que describe una incapacidad de adaptación al trabajo tras la finalización de las vacaciones. Esta inadaptación conlleva una serie de síntomas en forma de desequilibrios físico-psíquicos (reacciones), que suelen remitir al cabo de dos semanas en algunos extremos, lo habitual es que remitan a los pocos días, según expresan los estudios de los expertos, en el que un 50% de trabajadores españoles de entre 20 y 40 años sufren esta alteración.
El cambio de rutina puede acarrear problemas para aquellos que no consiguen adaptarse al ritmo del trabajo tras el periodo de descanso. Esto se traduce en una especie de sentimiento negativo que repercute en la vida diaria de la persona.

Los síntomas del síndrome postvacacional pueden situarse próximos a la depresión, irritabilidad, fatiga, astenia, tristeza, decaimiento, apatía, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, nauseas, extrasístoles (palpitaciones), taquicardias, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros.

El perfil característico de aquellos que suelen presentar este problema es: personas de entre 20 y 45 años, que experimentan una ruptura brusca del ritmo vacacional incorporándose al trabajo sin transición alguna, así como en los que tienden a idealizar el periodo de vacaciones como la culminación de su bienestar personal. Son más propensos los que presentan de forma habitual malestar o disconfort con su trabajo y en la actividad laboral cotidiana y los afectados por el síndrome de burn out (“quemados”), que tienen problemas de agotamiento o desencanto con el trabajo que realizan.

Los Centros de Salud cada vez acogen a más pacientes con estos síntomas, y muchas empresas están empezando a observar cómo la productividad se ve reducida debido a este problema. Pero no hay que alarmarse, este estado pasajero que no se puede considerar una depresión, desaparece a los pocos días. Simplemente son un conjunto de síntomas que se activan ante una situación que no satisface, como una reacción normal que no se puede considerar patológica, aunque si los síntomas persisten, es recomendable recurrir a un especialista que nos diga qué ocurre.

¿Por qué se produce?. Existen varias causas que pueden hacer que la vuelta al trabajo sea más costosa:

  • En época de vacaciones, los horarios o las comidas se ven modificados, y el ocio y las relaciones sociales están más presentes por el tiempo libre del que se disfruta. Pero al volver a la vida laboral, estos elementos positivos dan paso a horarios intensivos, falta de tiempo, estrés, y otros factores que pueden crear en una persona un rechazo hacia su puesto. El regreso a un entorno de demandas y exigencias y a un ritmo que nos hace cambiar bruscamente nuestros hábitos de las últimas semanas
  • A esto se suma las exigencias de completar todo el trabajo atrasado. Por ello, el asalariado es posible que experimente una ansiedad manifestada en este síndrome.
  • En ocasiones, la falta de previsión en el gasto de las vacaciones en época de crisis se puede traducir en una inquietud psicológica al volver.
  • Otros, por su parte, pueden presentar baja tolerancia a los cambios.

No nos afecta a todos de la misma forma

No nos afecta de igual manera a todas las personas, porque debemos tener en cuenta que además de la variable de entorno, existe otra variable más importante aún: la percepción subjetiva, la vivencia de nuestra vuelta al trabajo, y dicha vivencia puede ser positiva o negativa. Nosotros somos quienes debemos hacerla positiva. Eso sería como decir que entre escoger el vaso medio lleno o medio vacío, escogemos verlo medio lleno.

De hecho, en esta época de crisis, el hecho de mantener un empleo estable puede hacer que el síndrome postvacacional se vea reducido a un mero sentimiento de rechazo lógico a la vida laboral en los primeros días de trabajo. Así lo sentencia un estudio elaborado por Grass Roots, en el que se evidencia que el 81% de los empleados está contento con su regreso al trabajo, optimistas por tener un empleo en este periodo de crisis económica. El hecho de que la gente tenga un trabajo estable al que regresar tras el periodo de descanso estival se convierte en la mejor cura para un trastorno al que millones de españoles se apuntaban cada septiembre

El hecho de que el empleo se haya reducido por la crisis, hace que los trabajadores valoren en mayor medida el tener una ocupación estable.

Claves para comenzar bien. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

  • Uno de los consejos más recomendados por los profesionales es el de repartir las vacaciones durante el tiempo estival, e incluso durante el año, de modo que no se acumule en un solo mes, permitiendo disfrutar del tiempo de ocio en varios periodos si la empresa lo permite.
  • Una vez que el fin de las vacaciones está próximo, no dejar todo para última hora, sino regresar tres o cuatro días antes e ir adaptando nuestro ritmo al habitual.
  • Intentar regular los horarios y el reloj biológico los días previos a iniciar el trabajo. Para ello es preciso acostarse en los horarios habituales. Es aconsejable dormir más horas los primeros días de incorporación al trabajo, con un horario bien regulado.
  • La alimentación juega un papel fundamental. Un consejo es no desorganizarse, no saltarse comidas e intentar no cambiar rotundamente nuestros hábitos alimentarios. Lo ideal para superar el síndrome postvacacional es no abusar de la comida rápida, evitar los estimulantes como el café, chocolate y alcohol y priorizar la ingesta de lácteos y alimentos con hidratos.
  • Otro gran factor del estilo de vida que ayuda a liberar el estrés del cambio, a relajarnos y a superar los síntomas del retorno es el ejercicio físico. Haz lo que más te guste, pero dedícate al movimiento aunque sea unos 15 minutos diarios.
  • Buscar gratificaciones del regreso es una ayuda para poder tener una visión positiva del mismo. El hecho de volver de vacaciones no significa que dejemos de realizar actividades de ocio durante el fin de semana. Así, la idea de que el trabajo también va acompañado de actividades placenteras estará presente.
  • Ya en nuestro puesto de trabajo, comenzar de manera gradual, siendo conscientes de que nuestro rendimiento irá creciendo en un par de días.
  • Nos debemos integrar en la actividad profesional cuanto antes y si podemos, nos apoyaremos con una buena comunicación con nuestros colegas y jefes. La relación con jefes, colaboradores y compañeros ha de basarse en una comunicación fluida, que puede hacer más llevadero el proceso de adaptación al regreso.
  • La coincidencia de que el primer día sea lunes puede agravar esta situación. Un consejo es hacer la vuelta en un día diferente de la semana, así reduciremos el impacto psicológico de vuelta al trabajo.
  • Retomar la vuelta al trabajo con una actitud positiva, con visión de reencuentro con la normalidad y nuestra tarea, será nuestra meta en los primeros días sin tratar de alargar este proceso inútilmente.
  • Además, nunca se han de consumir medicamentos, ya que hay que tener presente que el síndrome, aunque se considere un trastorno, no es una depresión ni una enfermedad, por lo que sólo en el caso de que sus síntomas persistan debemos acudir al médico.
  • ¿Cuántas veces nos planteamos que nos quedan aún otros 11 meses para volver a descansar? Este planteamiento nos lleva directamente al síndrome postvacacional. Deberíamos plantearnos que volvemos con energía renovada, nunca contando el tiempo como una cuenta atrás. Cada momento debe ser aprovechado como tiempo presente y no busquemos otro.
  • Hemos de valorar que se tiene trabajo y que éste nos aporta identidad y nos hace sentir útiles. Debemos sentir que a parte del mismo, también existe el fin de semana. Además, se deben plantear nuevos propósitos que nos hagan tener ilusión. Y sobre todo, ser optimistas y no dramatizar la situación.

El síndrome postvacacional es un malestar pasajero, por lo que no se ha de dar más importancia de la que tiene. Por ello, no hay que alarmarse. Habrá que tomarse con filosofía que los madrugones, los atascos, las horas en la oficina y el trabajo vuelvan a la vida diaria, hasta volver a disfrutar de unas merecidas vacaciones.

En resumen, el síndrome postvacacional, caracterizado por la falta de adaptación a la actividad laboral tras finalizar las vacaciones, afecta más a las personas que presentan de forma habitual malestar con su trabajo y que tras los días de descanso, tiene que enfrentarse de nuevo a estas dificultades. Sin embargo, debido a la crisis actual, el hecho de mantener un empleo estable puede hacer que el síndrome postvacacional se vea reducido a un mero sentimiento de rechazo lógico a la vida laboral en los primeros días de trabajo.

Se recomienda tener una actitud positiva para ir adaptándose poco a poco al cambio de vida después de las vacaciones y evitar la ansiedad que genera el volver a la rutina y a los problemas cotidianos del trabajo y la familia.

Los médicos de familia aconsejan no tomar ningún medicamento y acudir a la consulta si los síntomas no remiten en dos semanas; también sugieren, como medida para evitar este síndrome, una planificación de las actividades y tratar de disponer de tiempos de ocio repartidos a lo largo de todo el año.

Como decía Voltaire con respecto al trabajo: Es una forma de ganarse la vida, es el antídoto del ocio, origen de todos los vicios; y sobre todo, nos proporciona la oportunidad de ser útiles a la sociedad a la que pertenecemos”.

Volvamos al trabajo con actitud positiva y ganas de emprender nuevos retos.

Más información y fuente parcial: ABC

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: