Trabajo freelance desde casa: ventajas e inconvenientes

29 Jun

Trabajar desde casa, al más puro estilo freelance, es el sueño de muchos empleados. Y es normal que así sea, porque “tener la oficina en casa” implica un montón de ventajas. Sin ir más lejos, nos permite evitar los incómodos y costosos desplazamientos, que en las ciudades grandes llegan a convertirse en una auténtica tortura. Sin embargo, trabajar desde casa también acaba generando algunos riesgos e inconvenientes que al principio no somos capaces de valorar.

En el artículo escrito en el Blog del Freelance, se analizan los pros y los contras para tratar de encontrar un buen equilibrio:

VENTAJAS DE TRABAJAR DESDE CASA:

Ahorro

Es evidente: si trabajas desde casa conseguirás ahorrarte un montón de tiempo y de dinero en desplazamientos. De hecho, incluso puedes prescindir del coche, que va inmediatamente asociado a una larga cuenta de gastos: compra del vehículo, combustible, mantenimiento, garaje, seguro…

También tendrás la oportunidad de ahorrar en alimentación: suele ser mucho más económico y mucho más saludable comer en casa que en un restaurante, por mucho que siempre busques los menús del día más ajustados.

Comodidad

Trabajando en casa, la cama está a un minuto de la oficina, por lo que no necesitas madrugar demasiado, y puedes apurar hasta el último minuto antes de empezar con las tareas del día. Además, salvo que vayas a ver a un cliente, no tienes por qué dedicar demasiado tiempo a tu aspecto exterior. Te pedirán cuentas por tu trabajo, no por la pinta que llevas.

Tareas del hogar

Puedes dedicar a tu casa buena parte del tiempo que te has ahorrado en desplazamientos. Con un poco de esfuerzo, el resultado se dejará ver: todo más limpio y ordenado, el frigorífico lleno, ninguna bombilla fundida…

Además, trabajar desde casa supone una gran ventaja cuando esperas una entrega, o cuando necesitas a un profesional: es la única forma de estar disponible cuando llega un paquete, una carta certificada, cuando vienen de la compañía de teléfono para instalar el ADSL, cuando por fin aparece el fontanero para reparar una avería…

Los empleados no suelen tener tanta suerte. Y es que coordinar estas cosas desde la oficina resulta complicado, más si tenemos en cuenta que los horarios de los profesionales suelen ser meramente orientativos: si dicen que vendrán a las cuatro de la tarde, eso puede significar que llegarán a las tres, o a las siete y media, o que llamarán a última hora explicando que han tenido un problema, y que lo dejan para el día siguiente.

Tu propia agenda

La gente que trabaja en casa dispone de una mayor flexibilidad para hacer deporte, apuntarse a cursos de formación, llevar a los niños a la guardería o el colegio, visitar a los profesores, asistir a actividades escolares y extraescolares, etc. Y además, están disponibles cuando se produce alguna emergencia. Por ejemplo, que el niño se ponga enfermo.

Es evidente que todas estas actividades suponen tiempo, y que el trabajo pendiente no se va a hacer solo. Pero no es lo mismo tener la capacidad de organizarse uno mismo, que tener que estar todo el tiempo dando explicaciones a superiores y compañeros en la oficina.

Crear tu propio ambiente

Trabajando en casa puedes elegir la temperatura ambiente -se acabaron las tradicionales batallas por el aire acondicionado- la música, la decoración, el orden de las cosas… En otras palabras, tú decides. De esta forma puedes diseñar el ambiente perfecto para trabajar a gusto.

RIESGOS Y DESVENTAJAS DE TENER LA OFICINA EN CASA:

No hay separación entre el trabajo y el resto de tu vida

Si trabajas en el mismo sitio en el que comes, duermes, descansas, ves la tele, cocinas, compartes cosas con tu familia y tus amigos… al final es muy posible que acabes mezclando el trabajo con todo lo demás. Y eso puede tener efectos psicológicos negativos. Por ejemplo, que te cueste desconectar.

Cuando alguien sale de la oficina, sabe perfectamente que no volverá a verla hasta el día siguiente, que el trabajo se ha acabado. Incluso si todavía debe trabajar un rato desde casa, sabe que se trata de un espacio distinto, asociado a actividades y sensaciones muy diferentes. En cambio, la gente que trabaja en su casa a veces tiene la sensación de que nunca abandona su espacio de trabajo, de que la jornada laboral no tiene fin y le persigue hasta cuando duerme.

Una cierta soledad

La soledad puede ser una muy buena compañera para trabajar y rendir al máximo. Pero acaba pasando factura. Somos seres sociales –es verdad que unos más que otros- y necesitamos relacionarnos con gente. En una oficina puedes charlar con los compañeros, tomarte un café, hacer bromas… En casa, trabajando solo, no.

Es cierto que en la oficina podrías estar al lado de gente que no te cae bien (podrías llevarte mal con tu jefe, sin ir más lejos) pero está claro que, al menos de vez en cuando, necesitamos hablar con alguien.

Encontrar los horarios

Las oficinas suelen tener horarios –más o menos flexibles- de entrada y de salida. Mucha gente los odia, pero también es cierto que esos horarios pueden ayudarte a mantener una rutina organizada y productiva.

Una vez en casa, sin nadie que te vigile ni presione –excepto tú mismo y a veces el cliente- es imprescindible que diseñes y cumplas tus propios horarios de trabajo. De lo contrario, tu actividad profesional, e incluso tu propia vida, pueden convertirse en un auténtico caos.

Mantener el orden

Para trabajar de forma eficaz es necesario disfrutar de un espacio ordenado. Si trabajas en casa, esta exigencia se vuelve todavía más complicada, porque es muy fácil que compartas el espacio de trabajo con el de ocio y convivencia. Además, es muy posible que ese mismo espacio sea utilizado en algún momento por el resto de la familia, o por tus compañeros de piso.

No todo el mundo dispone de una vivienda amplia, con habitaciones para cada función. Por eso, muchos freelance utilizan espacios mixtos, que por el día son parte de una oficina, y por la noche son un salón, un dormitorio, etc. Como hemos comentado, estos espacios compartidos pueden ser fácilmente invadidos por otros habitantes de la casa. De ahí al desorden solo hay un trecho…

Las tentaciones

Cuando tu domicilio es también tu oficina, siempre tienes a mano un montón de distracciones: un televisor, un frigorífico, una guitarra, tu colección de comics, los videojuegos, y otras mil cosas que siempre resultan más divertidas que realizar una tarea complicada.

El riesgo es enorme si no eres una persona ordenada y con fuerza de voluntad. Cuando quieras darte cuenta, la fecha de entrega se te habrá echado encima, y tú todavía estarás jugando a la Playstation…

Esclavos y esclavas del hogar

Como hemos avanzado antes, estando en casa puedes ocuparte de muchas tareas que, cuando trabajas fuera, resultan complicadas de gestionar. Pero eso tiene su contrapartida. Si dedicas demasiado tiempo a ordenar la casa, limpiar, cocinar, lavar, etc. te quedarás sin tiempo para tus proyectos. Y eso sería el fin para tu carrera como freelance.

A este respecto, se suele registrar un efecto curioso: si tu pareja trabaja en una oficina y tú lo haces en casa, es muy común que tu pareja entienda que debes ser tú quien se ocupe de todas las tareas del hogar, ya que siempre estás allí, disponible… Evidentemente, esto no es cierto, ni es justo, pero no serías la primera persona a la que le ocurre.

El efecto cueva

Imagínate que pasas un par de meses trabajando prácticamente solo desde casa, con tus pantalones cortos y tus zapatillas. Los clientes confían en ti, y puedes gestionar todo por teléfono o a través de Internet. Estás plenamente concentrado en el proyecto. Un día, un cliente potencial se interesa por tus servicios y quiere reunirse contigo. Es muy posible que aparezcas en el lugar de la cita con un aspecto más que curioso: barba de varios días, una falda que no te ponías hace meses, y que te queda grande porque has adelgazado sin darte cuenta, unos zapatos viejos…

Es el conocido como efecto cueva. Llevas tiempo metido en tu trabajo, y un poco alejado de las relaciones sociales. Por eso tu aspecto se parece más al de un náufrago que al de un profesional freelance. En realidad, no tiene nada de malo -siempre que no descuides tu higiene, claro- pero deberías tenerlo en cuenta a la hora de visitar a nuevos clientes, que todavía no saben cómo trabajas, y pueden dejarse llevar por la primera impresión (y los prejuicios asociados).

Algunas alternativas muy sencillas

No todos los profesionales tienen suficientes recursos como para alquilar una oficina propia. Pero, afortunadamente, existen algunas alternativas asequibles para paliar las desventajas de trabajar dentro de casa:

– De vez en cuando, alterna el trabajo en casa con el trabajo en otras ubicaciones: cafeterías, bibliotecas, parques…

– Utiliza espacios de trabajo conjunto, donde por un precio moderado puedes compartir espacio con otros profesionales. Tendrás la oportunidad de charlar con ellos, conocer gente con circunstancias parecidas a las tuyas, etc.

– Unas buenas actividades extra-laborales (deportivas, sociales, culturales) te ayudarán a relacionarte con otra gente para escapar de la típica soledad del profesional freelance.

Fuente: El Blog del freelance


Montse García

Consultora freelance de Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

4 comentarios to “Trabajo freelance desde casa: ventajas e inconvenientes”

  1. claudyobcn agosto 10, 2010 a 6:46 pm #

    Exelente presentacion

  2. marcos septiembre 11, 2010 a 6:32 pm #

    buena info.
    por la foto, paredes muy linda

  3. Antonio enero 10, 2011 a 7:23 pm #

    Hola Montse, Muy buen articulo describe al pie de la letra de la realidad de trabajar en casa, Me interesaría poder ver un tema en particular contigo pues hay algo que me gustaría poder ofrecerte creo que te podría gustar la idea y sobre todo aun apesar de reconocer que eres una mujer muy bella mi intenciones son meramente profesionales, En ningún caso me gusta mesclar temas y creo que aquí el que entra es por temas profesionales. Pero sin duda es lógico que tenga que reconocerse lo que a la vista esta y es tan evidente. Para un contacto mas agil por skipe:antoniomoreno1968 . Muchas gracias un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: